COMPARTE


El atleta etíope completó el recorrido de 15 kilómetros por el corazón de la ciudad. (Foto AFP)

AFP

Los atletas etíopes dominaron la nonagésima edición de la San Silvestre de Sao Paulo, la mayor carrera urbana de América Latina, en la que Dawit Admasu en hombres y la campeona de 2008 Ymer Wude Ayalew en mujeres rompieron con dos años de dobletes keniatas en la prueba.

Tras intentar una primera escapada sin éxito, Admasu no desistió en su empeño de hacerse con esta edición de la carrera paulista y volvió a intentarlo en el kilómetro final, donde sí pudo marcar distancias con el grupo de cabeza.

El atleta etíope completó el recorrido de 15 kilómetros por el corazón de la ciudad más poblada de Brasil en 45m04s, seguido por el keniata Stanley Koech (45m05s) y por el tanzano Fabiano Naasi (45m10s).

Minutos antes, su compatriota Ymer Yude Ayalew rompía con cinco años consecutivos de dominio keniata en la prueba femenina y repetía el triunfo que logró en 2008, cuando fue campeona por primera vez de la San Silvestre.

Precisamente fue Ayalew la última atleta no keniata en lograr una victoria antes del quinquenio de dominio del país vecino a Etiopía.

La prueba femenina comenzó a las 8H40 locales, 20 minutos antes que la largada general y de la élite masculina, tratando de esquivar el intenso calor que registra estos días Sao Paulo. A la hora de la salida, el termómetro marcaba 24 grados.

Después de dejar que la también etíope Netsanet Gudeta Kebede se desgastara al frente del grupo de cabeza durante el segundo tramo del recorrido, Ayalew se embarcó en un mano a mano con su compatriota en los últimos kilómetros.

La vencedora mostró entonces su experiencia al atacar en los últimos metros a una exhausta Netsanet Kebede que pudo, sin embargo, conservar la segunda posición.

Ymer Gude Ayalew finalizó con un tiempo de 50m 43s, tres segundos antes que Kebede (50m46s) y 36 más pronto que la keniata Priscah Jeptoo (51m29s).

 

– “Algún día será mía” – 

La decepción vino, un año más, del lado local ya que los atletas brasileños no alcanzaron los tres primeros puestos en ninguno de los podios de la categoría de élite.

Sólo Giovani dos Santos, que acabó quinto la prueba masculina, consiguió entrar en el podio (que cuenta con cinco lugares), pese a que perdió un puesto respecto a sus dos cuartas plazas de 2012 y 2013.

En la prueba femenina, la brasileña más rápida fue Joziane da Silva Cardoso, que terminó en un modesto octavo puesto.

“Los africanos llegan muy fuertes, pero yo también estoy trabajando bastante. Estoy feliz de haber conquistado un podio más. Algún día, la San Silvestre será mía, va a llegar ese momento”, afirmó Dos Santos al sitio especializado GloboEsporte.

El último título de la San Silvestre que se quedó en Brasil fue el de 2010, cuando Marilson dos Santos -quien no compitió este año para centrarse en su preparación de los Juegos Olímpicos de Rio-2016 y de los Panamericanos de Toronto del próximo año- se impuso en la prueba masculina.

En mujeres, la sequía dura desde que en 2006 Lucélia Peres logró el triunfo.

Tanto Ayalew como Admasu terminan el año no sólo con el orgullo del vencedor, sino con los 70.000 reales (unos 25.900 dólares al cambio actual) que repartía este año la San Silvestre de Sao Paulo a cada uno de los ganadores de las categorías de élite. En total, la organización distribuye 325.000 reales en premios (unos 120.000 dólares).

Más de 30.000 corredores procedentes de 42 países participaron en la tradicional carrera, que en esta edición cumplía su 90 aniversario.

Disputada por primera vez en la medianoche que dio la bienvenida a 1925, es costumbre que el extenso pelotón amateur de la San Silvestre paulista destaque por los coloridos disfraces y el buen humor de los atletas.

Faltan pocas horas para despedir el año y la congestionada Sao Paulo abandona por un día los atascos y las prisas para volcarse en esta carrera multitudinaria.

En el pelotón de 2014 pudo verse entre la marea de corredores a un logrado Elvis Presley, Papá Noel, al súper héroe He-Man o incluso a un competidor con la camiseta de la selección alemana adornada con varios ‘7-1’, en conmemoración a la dolorosa derrota de Brasil ante Alemania en la semifinal del Mundial. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.