(Foto Archivo)

EFE

Productores agrícolas de Brasil buscan promocionar una carne orgánica de ganado bovino criado en libertad en los pastos de la parte brasileña de la región de Pantanal, en la zona oeste del país, considerada como la mayor extensión continental húmeda del planeta.

La encargada de comercializar esta carne es la empresa brasileña Korin Agropecuaria, quien, para la producción de este producto, trabajó en colaboración con la Asociación Brasileña de Ganadería Orgánica (ABPO, por sus siglas en portugués) y la delegación brasileña de la ONG Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Seis productores ganaderos de los 18 que forman parte de la ABPO de la parte brasileña de la región de Pantanal son los encargados de proveer a la empresa que comercializa esta carne, que solo emplea animales alimentados con productos libres de agentes químicos y cuyo precio de mercado alcanza los 95 reales (unos 37,55 dólares) por kilo.

Según explicó a Efe el director de Korin Agropecuaria, Reginaldo Morikawa, en relación a las carnes más baratas del mercado el precio de su producto es un 150 % más caro, un sobrecosto derivado de la “calidad” de su carne y de la “cuidadosa elaboración” que se aplica en toda la cadena productiva.

Uno de los productores presentes en la cata realizada hoy en Río Janeiro para promocionar la carne, Marcelo Rondon de Barros, afirmó que la empresa comercializadora tiene unas “elevadas exigencias” para que la carne producida en sus haciendas entre en el mercado.

“Nuestros animales tardan una media de 4 a 5 meses más en estar listos con respecto a las granjas normales. Todo eso se debe a que se alimentan solo con productos orgánicos”, aseguró De Barros, quien agregó que, además, su ganado no recibe ningún tipo de medicamento más allá de las vacunas exigidas.

Las reses tardan entre 2 y 3 años en ser sacrificadas y durante ese tiempo se alimentan en pastos libres de pesticidas y fertilizantes químicos y, para su cría y engorde, no se utiliza urea o antibióticos, los cuales, en su opinión, “perjudican mucho la salud de los humanos y del medioambiente”.

Morikawa aseguró que el “objetivo” es “desarrollar un trabajo de preservación del Pantanal y de su ecosistema”, además de proteger a los ganaderos locales impulsando “la única actividad rentable de la zona”, dijo.

Según los responsables de Kori Agropecuaria, la comercialización de esta carne “sostenible y respetuosa con el medioambiente” se debe a una “demanda” por parte de los compradores brasileños, que podrán adquirirla en los principales puntos de venta al por menor distribuidos en la mayor parte de los estados del país.

De Barros también indicó a Efe que el 87 % del territorio de la región de Pantanal es territorio protegido y que para la cría de las reses solo disponen de un 13 %.

La ganadería es la principal actividad económica de la región, que se realiza de forma tradicional desde hace unos 270 años y se sostiene en la figura del “Hombre Pantanero”, asociado al concepto de respeto al medioambiente.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.