COMPARTE


Dalí era un genio que puso la primera piedra de lo que es la publicidad. (Foto Archivo)

EFE

El Salvador Dalí más mediático y egocéntrico, el genio de la cultura de masas, es el protagonista de una exposición sobre la estrecha relación que mantuvo el artista con los medios de comunicación, en el Museo de Arte Moderno de Moscú.

“Dalí era un genio que puso la primera piedra de lo que es la publicidad. Sin exagerar, lo que Dalí hizo en solitario, lo hacen ahora las cinco principales agencias mundiales de relaciones públicas”, aseguró a Efe Aliona Doletskaya, comisaria de la exposición.

Nada más ver la muestra, uno cae en la cuenta de que el pintor catalán no sólo era un genio del surrealismo, sino también un maestro de la utilización de los medios de comunicación, eso sí, siempre dentro de su particular cosmos surrealista.

“Dalí News” era el nombre del periódico en inglés que fundó el artista, que dio sus primeros pinitos en el mundo de la prensa a los 15 años al publicar varios artículos en la revista “Studium” de su Figueras natal.

La cabecera, una copia del legendario “Daily News”, era un tabloide con gigantescos titulares en la portada y únicamente cuatro páginas a ocho columnas.

En el museo moscovita se pueden ver portadas como “Extra. Dalí triunfa en la apoteosis de Homero” o “Truman, Marshal, Picasso y Dali en crisis artística…”.

“Sabía muy bien lo que era publicidad. Sin dejar de ser artista, era su propio marchante de arte. Dentro de su campaña de relaciones públicas, supo vender hasta su talento como escritor y cómo fue a parar al mundo de la joyería, esa ya es otra historia”, señaló la comisaria rusa.

Las principales cabeceras del mundo incluyeron a Dalí en sus portadas, desde “Time” a “Der Spiegel”, “Newsweek” o “American Weekly”, “Stern” o “Le Monde”, desde “Ya” hasta “La Vanguardia”.

Una de las más famosas portadas es “La Mona Dalí” de “Der Spiegel” en la que se puede ver a una Gioconda de Leonardo Da Vinci irreconocible con el bigote y los característicos ojos saltones dalinianos.

Da la impresión de que Dalí comprendió muy bien que el futuro del arte estaba en la cultura de masas estadounidense, donde su afán provocador fue recibido con los brazos abiertos, y es que el egocentrismo del artista no tenía fronteras ni geográficas ni lingüísticas.

Dalí, que llegó a Nueva York en 1940 huyendo de la guerra, aunque ya había pisado la Gran Manzana en 1934, amaba la publicidad casi tanto como a sí mismo y lo mismo parecía ocurrir con el público de aquel país, por lo que se quedó a vivir en EEUU ocho años.

Entre las 219 piezas que ofrece la muestra moscovita destaca su labor como ilustrador, editor y diseñador de revistas de moda como “Vogue”, publicaciones como “Town&Country” e incluso guías de televisión.

En una de sus ilustraciones se puede distinguir a Marilyn Monroe, el icono sexual de mediados del siglo XX con un notable parecido a Mao Zedong, ya que aparece ataviada con el típico traje maoísta y está calva como el mandatario comunista chino.

Dalí protagonizó campañas publicitarias y anuncios para chocolates Lanvin, el agua Perrier, el cognac Osborne o el digestivo Alka Seltzer, e ideó campañas para firmas de moda como Bryans, lápiz de labios como Chen Yu, coches o perfumes.

Y es que el prolífico genio surrealista nunca se limitó a los museos o a las galerías de arte y lo probó todo, desde la publicidad al cine, de la prensa a la televisión, de la ilustración a la literatura, del diseño o las tiras cómicas, y nada se le resistió.

“What’s my line” es el título del programa de televisión que el canal de la televisión estadounidense CBS emitió con gran éxito en 1952, a lo que contribuyó, sin duda, el hecho de que entre los concursantes figuraban estrellas del espectáculo.

El objetivo del concurso consistía en averiguar con los ojos cerrados la identidad de la persona que figuraba frente a ellos en el plató, es decir, Dalí, quien presumía de tener decenas de profesiones, lo que hacía imposible la labor de los concursantes.

En el marco de la exposición, la casa española de joyería Carrera y Carrera exhibe un proyecto, a todas luces fantasioso, en el que presenta los diseños imaginarios de joyas que Dalí habría ideado si aún estuviera vivo.

Doletskaya se muestra convencida de que teniendo en cuenta su carácter “extremadamente irónico”, Dalí no buscaba la felicidad con sus creaciones.

“¿Qué es lo que buscaba? Habría que preguntárselo a Gala. Ella seguro que sabía qué era lo que buscaba Dalí, qué es lo que encontró y para qué lo hacía. Sólo una mujer rusa pudo haber subido esa montaña”, asegura convencida.

Coincidiendo con el 110 aniversario del nacimiento del artista, es la primera vez que la colección “Dalí y los Medios de Comunicación” de la Fundación Gala-Salvador Dalí de Figueras (Cataluña) se expone fuera de España.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.