COMPARTE


Pruebas de rutina como los triglicéridos, escasean en los laboratorios. (Foto Clemente Espinoza)

Luisa Quintero

La crisis de salud cada día evidencia fallas en una medicina, insumo o reactivo. Los laboratorios clínicos no se han escapado de la realidad y reportan fallas y dificultades para obtener reactivos para las pruebas especiales y de rutina, además de la falla en material.

En el Laboratorio Clínico Negra Matea, no se disponen de reactivos para las pruebas de VHI (Test ELISA), electrolitos séricos, especialmente para verificar los niveles de potasio, pruebas de embarazo y PCR, detalló su encargada.

Para poder proveerse de material, aseguró, han tenido que afiliarse a varias distribuidoras, cuando en el pasado, la dotación de los laboratorios se canalizaba a través de una sola casa médica.

En otro laboratorio ubicado en la avenida Universidad de Naguanagua, la situación es parecida. Solo varía que en este fallan las pruebas de triglicéridos desde hace varios meses por la dificultad de los proveedores para conseguir el reactivo. Los test srápidos para detectar virus como helicobapter pilory o citomegalovirus, también están escasos. A este se suman las pruebas para dengue o chikungunya como el Epstein-Barr.

Josmary Escorihuela, bioanalista, labora en varios establecimientos. Indicó que la falla en los tubos de ensayo con anticoagulantes los ha regresado 30 años atrás, para realizar el proceso manual. Esta situación compromete la integridad de las muestras, pues si no se realiza el proceso con sumo cuidado, se pierde lo recolectado.

La crisis ha obligado a muchos establecimientos a comprar a personas que se dedican al contrabando como única opción para seguir ofreciendo los servicios al paciente, manifestó Escorihuela. Pero esto trae sus consecuencias: al comprar con sobreprecio los reactivos, los laboratorios se ven obligados a elevar el costo de los exámenes pero con un precio que no aleje a los pacientes.

La presidenta de la Federación del Colegio de Bioanalistas de Venezuela, Judith León, aseveró, en entrevista a Unión Radio, que existe una precaria situación con respecto a la cantidad de insumos. Todas las pruebas que realizan los analistas y que gran parte del material que necesitan, no es de fabricación local, sino importada, “90% de las pruebas diagnósticas y el material médico-quirúrgico es importado, y el 10% que queda es pruebas de rutina y usa insumos importados”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.