COMPARTE


El partido se celebrará el domingo en el estadio de Phoenix. (Foto Archivo/AP)

AFP

Los aficionados que asistan al Super Bowl del football americano el domingo en el estadio de Phoenix serán sometidos a estrictos controles de seguridad, y aunque según funcionarios estadounidenses no hay amenazas terroristas a la vista, se han tomado medidas para evitar los llamados “lobos solitarios”.

Todos los involucrados en la masiva operación de seguridad están en alerta por posibles amenazas terroristas, pero nada concreto se ha detectado, dijo el secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson.

“No tenemos ninguna amenaza creíble específica asociada con el Super Bowl”, dijo Johnson a periodistas.

“Creo que la clave es la vigilancia”, apuntó Johnson, quien se reunió con oficiales policiales en Phoenix.

El funcionario indicó que todos los organismos que participan en los esfuerzos antiterroristas han tomado nota del incremento de los ataques de “lobos solitarios” por actores independientes en otros lugares.

“Continuamente evaluamos el estado de nuestra seguridad en torno a las amenazas del mundo actual, las corrientes actuales de amenazas. Ellos cambian de año en año, de mes a mes, semana a semana, incluso”, añadió.

“Así que continuamente tratamos de dar forma a un nivel de seguridad en torno a la situación del mundo, y creo que lo hemos hecho este año”.

El Departamento de Aduanas y de Inmigración, el Servicio Secreto y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) mostraron esta semana un helicóptero Halcón Negro y máquinas de rayos X en camionetas especiales, que se utilizarán en Arizona.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias ha capacitado a 85 socorristas que estarán en estado de alerta en caso de un incidente con víctimas en masa, y también está proporcionando equipos para coordinar las comunicaciones entre los agentes locales y federales en el caso de una emergencia.

La Administración Federal de Aviación ha recordado al público que el Super Bowl es “estrictamente una zona sin Drones”, y que el espacio aéreo sobre el estadio será cerrado.

Patrullas fuertemente armadas en el aeropuerto de Phoenix y otros lugares de la ciudad son parte de una “situación de seguridad mejorada” diseñado para actuar como un elemento de disuasión.

La NFL ha contratado a 4.000 guardias de seguridad privada, pero gran parte de los departamentos locales y estatales de policía de Phoenix estarán ese día movilizados.

Entre las medidas de seguridad se incluye la prohibición de ingresar al estadio con armas, cuchillos y explosivos, neveras refrigeradas, mochilas, bolsos de computadora y de cámaras de vídeo, botellas y bebidas de todo tipo.

Fuegos artificiales, videocámaras, sombrillas y coches de bebé también están en la lista de artículos prohibidos de la NFL, al igual que las luces y punteros de láser.

Debora Black, jefa de policía de Glendale, suburbios de Phoenix donde se encuentra el estadio, señaló que el Super Bowl, que atraerá a una multitud de unos 63.400 fanáticos y será visto por una audiencia televisiva nacional de más de 100 millones de personas, “constituye un blanco tentador para los terroristas”.

“Estamos seguros de que estamos preparados para identificar y proteger contra cualquier amenaza. Mientras el mundo se centra esta semana en Phoenix, nosotros hemos estado preparándonos para ella por más de un año”, enfatizó Black.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.