COMPARTE

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

La sequía no está en el horizonte. Ya llegó. El Gobierno aduce a un fenómeno climático: El Niño. Pero la realidad es que la falta de inversión, la desidia y los recursos no ejecutados para obras necesarias desataron una crisis sin precedentes. “En Puerto Cabello, Urama y Morón se avecina una crisis humanitaria”, advirtió Germán Benedetti, exlegislador de Carabobo, ingeniero y estudioso del tema del agua. 

El embalse de Canoabo está seco. Su cota de alivio es de cero centímetros: significa que no hay nada de agua para sacarle y llevarle a las 193 mil 25 personas que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), habitaban el municipio Puerto Cabello para 2015. “El racionamiento que le harán a los porteños es criminal y representa un delito de lesa humanidad, por negarles un recurso esencial como el agua”. 

En 2014 el Ejecutivo aprobó 250 millones de bolívares y más de 100 mil dólares para la recuperación del sistema de bombeo del río Temerla. Es el principal afluente del embalse Canoabo, pero desde hace al menos seis años no funcionan las bombas hidráulicas. Así, al embalse le cuesta mucho llenarse. 

Pero eso no es lo más grave. Desde al menos cuatro años, Canoabo no se llena hasta el máximo, la cota de 277 metros sobre el nivel del mar (msnm). Es la contradicción: los embalses son usados por el humano como reserva ante la sequía. Es inexplicable cómo el Gobierno no llenó Canoabo. “Los fenómenos climáticos existen, pero en este caso fue negligencia de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro)”. 

Entre los últimos diez metros de la cota del embalse hay pisatarios. Estas personas invadieron una zona que solía inundarse para que Canoabo estuviese lleno. Pero las viviendas levantadas en un Área Bajo Régimen de Administración Especial (Abrae) impiden que haya más reserva de agua para quienes habitan el Puerto. Eso explica por qué el embalse no supera el 40% desde hace años.  

Benedetti pidió enfáticamente que también se revisen las fugas enormes que hay en tuberías desde el embalse hasta Morón. Se pierden miles de litros sin que se haga nada. El alto consumo de agua de la termoeléctrica Planta Centro, que no tiene su propia planta desalinizadora, agravia la sequía en Canoabo, ya que utiliza agua del reservorio.  

El Ejecutivo debe abrir los ojos. Benedetti se refirió a la explicación del Presidente Nicolás Maduro para darle sentido al racionamiento. Maduro perdió el control del país. Haber dicho que El Niño es culpable de la crisis que tenemos en Carabobo es una muestra.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.