COMPARTE


Aún se mantiene la espera por la reforma del sistema cambiario. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Luis Carías Toscano || [email protected]

Simplificar el modelo cambiario. Esa es la premisa que enarbola el Ejecutivo, pues aunque el mercado continúa a la expectativa sobre los anuncios postergados hasta después del “abrazo de fin de año”, empiezan a surgir pistas de que la reforma apunta a la reducción del esquema vigente a dos tasas.

“Debe existir como mucho dos tasas de cambio: una preferencial para lo fundamental y otra con un cambio un poco más alta y que pueda fluctuar”. Las declaraciones no corresponden a un analista privado, sino al diputado oficialista de la Asamblea Nacional, Jesús Faría, quien reveló que difícilmente funcionará la economía con un sistema cambiario tan complejo.

Según el parlamentario, no es posible que un país se desarrolle con un sistema cambiario como el de Venezuela, pero el cambio en la directiva del Cencoex es un buen primer paso, porque el organismo “está funcionando mal”.

El economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, advirtió que “no es racional” mantener tipos de cambio “absurdos que hiperestimulan la demanda de dólares”, cuando hay una crisis de ingresos por la caída en la cotización del petróleo. “Aunque se ajuste el Sicad II (51 bolívares) y se permita a Pdvsa operar allí, pero se mantengan cambios tan disímiles, la demanda de divisas será infinita”.

El director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, cree igualmente que la devaluación puede aliviar parcialmente el déficit fiscal, pero difícilmente resolverá el tema de la restricción de divisas que mantiene contraída la economía y presionada la escasez.

El economista recordó que el tipo de cambio se encuentra totalmente subestimado, pues durante los últimos 12 años se han aplicado cinco devaluaciones, siendo la última en 2013, cuando se pasó de Bs 4,30 a Bs 6,30. Además, los esquemas complementarios como Sicad I o II no han funcionado adecuadamente.

Cartas sobre la mesa

Lo cierto es que el Gobierno baraja dos opciones, según reveló una fuente de mercado. La propuesta más fuerte es subsidiar una parte de los productos básicos a través del Cencoex, cuya tasa ascendería de Bs 6,30 a 12 o 15.

En ese contexto, es probable que se elimine el Sicad I y el II dé paso a una nueva figura: el permuta, que operaba en Venezuela hasta el cierre de las casas de bolsa en 2010, un mercado relativamente libre en el que operan bancos, pero “hay muchos intereses, pues se deja por fuera a jugadores con poder económico importante”.

La idea no es descabellada. El 28 de noviembre pasado circuló en Gaceta Oficial una reforma a la Ley del Régimen Cambiario y sus Ilícitos, que allanaba el camino a la creación de un mercado alternativo de divisas donde actuaran empresas privadas y personas sin la administración exclusiva del Banco Central de Venezuela (BCV), cambio que supone el reconocimiento de un nuevo mercado.

La segunda opción del Ejecutivo es mantener tres tasas de cambio. Se deja Cencoex para lo básico a Bs 12 por dólar. Luego se unifica el Sicad I y II a la mayor tasa y, finalmente, el permuta. “El nuevo viaje del Gabinete frena la decisión y todo se mantiene en un status quo”.

Para la fuente, el mercado cambiario es la piedra de tranca de la economía, pues si se regulariza se liberan las vías hacia la recuperación económica. “No es la panacea. Hay otros factores como la producción, el financiamiento privado, los créditos, recoger la liquidez, el fortalecimiento de las reservas y recortar la deuda pública. En definitiva, 2015 se avizora como un mal año, pero la decisión correcta en materia cambiaria amortiguaría la crisis”, asegura la fuente.

Guerra de mafias

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, Jesús Torrealba, aseguró que las “luchas internas” en el Ejecutivo impiden los ajustes económicos mientras el país avanza hacia la hiperinflación. “Cualquier medida que afecte a un grupo inmediatamente es invalidada por otro y entonces el Gobierno se paraliza”.

Según Torrealba, el Gobierno ha sido capturado por las mafias de cazadores de rentas. “Hay sujetos que tienen acceso a información privilegiada y a dólares a 6,30 y luego salen a revender a Bs 170”.

Pdvsa venderá dólares por acuerdos de cooperación a cualquier tasa

Las divisas que venda Petróleos de Venezuela (Pdvsa) al Banco Central de Venezuela (BCV) derivadas de sus convenios energéticos, podrán efectuarse a cualquiera de los tipos de cambio vigentes. Según el Convenio Cambiario Nº 32 divulgado a través de la Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 6.167, la estatal petrolera podrá realizar por ahora este tipo de transacciones tanto a 6,30 bolívares por dólar, como a la tasa Sicad I (12 bolívares por dólar) y a Sicad II (51,01 bolívares por dólar, según el cierre más reciente). Venezuela mantiene acuerdos energéticos con varios países de la región, a través del convenio de Petrocaribe y otros de carácter bilateral, como con Cuba. Con ellos, se envía petróleo a precios preferenciales y a crédito a cambio de productos, especialmente agrícolas.

La medida no tiene que ver con el nuevo esquema cambiario anunciado por el presidente Nicolás Maduro y cuya explicación recae en el gabinete económico, pero supone un mayor ingreso en bolívares en medio de la crisis.

Para el director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, el peso de los convenios es limitado (Cuba, PetroCaribe y China), pues se le da flexibilidad a Pdvsa, pero en el momento de sus peores exportaciones, pues el precio del crudo retrocedió a 47,05 dólares por barril. El economista Luis Oliveros sostuvo que el alcance del convenio es extremadamente limitado, dado que mediante esos acuerdos energéticos, apenas se venden 800 mil barriles diarios. Sin embargo, buena parte de ellos no se cobra o se hace por adelantado como es el caso de China. El director de Econométrica, Ángel García Banchs, concordó que el convenio no representa un alivio financiero significativo por su limitado efecto, aunque abre las puertas a un incremento en la oferta a través del Sicad II. Además, el convenio 32 es un complemento del Convenio Cambiario Nº 30, medida que permite a Pdvsa la venta de dólares al BCV a la tasa del Sicad II cuando su destino final sean las transferencias al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden). Medidas de esta clase son bien percibidas por el mercado, pues si bien representan un mecanismo discrecional para aumentar el gasto público en bolívares con la vista puesta en las elecciones parlamentarias, también significan un paso adicional para la validación de un tipo de cambio mucho más depreciado. Esa es la opinión de Deutsche Bank, Credit Suisse o HSBC que creen que estas medidas contribuyen a atenuar las presiones inflacionarias, así como detener el alza del dólar paralelo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.