COMPARTE


Nisman falleció el pasado 18 de enero. (Foto AFP)

AFP

El fiscal Alberto Nisman fue sepultado el jueves en un cementerio judío en Argentina, aplaudido como héroe entre quienes lo consideran víctima del Gobierno de Cristina Kirchner y criticado por quienes vieron en su denuncia y su deceso un complot desestabilizador.

Con aplausos y reclamos de justicia cientos de personas despidieron el cortejo fúnebre de Belgrano, norte de Buenos Aires, y fue recibido con banderas y mensajes que lo calificaron de “patriota”, “genio” y “héroe” en el cementerio judío de La Tablada, 20 km al oeste de la capital.

Cristina Paredes, una vecina de La Tablada de 53 años, expresó su certeza de que el fiscal fue víctima de “una injusticia muy grande”.

“Estaba amenazado. Esto es la gota que rebalsó el vaso”, dijo Paredes a la AFP que se identificó como opositora al gobierno de Kirchner.

La muerte el 18 de enero de Nisman, un judío argentino de 51 años, conmocionó a Argentina.

Cuatro días antes había acusado a la presidenta, Kirchner y el canciller Héctor Timerman, de tramar el encubrimiento de imputados iraníes por el atentado contra la mutual judía AMIA en 1994, que dejó 85 muertos y 300 heridos.

El 19 de enero se lo esperaba con revuelo mediático en el Congreso donde iba a explicar su denuncia, pero su muerte pocas horas antes disparó suspicacias y especulaciones.

La madre, la hermana y la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, con quien tuvo a sus dos hijas, de 7 y 15 años, estuvieron el jueves acompañadas de amigos y familiares.

Tras leer una carta de las niñas, Arroyo Salgado rechazó la hipótesis del suicidio del fiscal al decir en la inhumación: “Los que te conocemos sabemos que esto no fue decisión tuya”, citó el diario Clarín.

“Papá, nosotras, tus hijas, Iara y Kala, sólo necesitábamos de vos, tu presencia y compartir buenos momentos. Hoy te despedimos, sabiendo de tu dedicación al trabajo”, escribieron sus hijas en otra despedida publicada en el diario La Nación.

Despedida colectiva

“Nisman somos todos” y “La verdad no muere”, con esos lemas despidieron al fiscal en el cementerio donde un fuerte operativo policial resguardó el ingreso al lugar del entierro, a escasos metros de donde están enterradas las víctimas de la AMIA.

Según un rito ortodoxo, los suicidas son sepultados en otra área, pero no fue así para Nisman, confirmó la AFP en el cementerio.

La dirigencia de la comunidad judía argentina, la más grande de América Latina con 300.000 integrantes, cerró el jueves las actividades de sus instituciones, aunque no logró que se aceptara su pedido de declarar la jornada como día de duelo nacional.

Funcionarios, dirigentes judíos y diplomáticos se acercaron el miércoles al velatorio, entre ellos el embajador de Estados Unidos, Noah Mamet, recién llegado a Argentina.

Cables diplomáticos revelados por WikiLeaks en 2010 sacaron a la luz lazos del fiscal con Washington, y sus asiduas visitas a la embajada.

“Lo mataron o hicieron que se mate. No les convenía que hable”, dijo Norberto Gómez, un hombre de 75 años que a las afueras del cementerio discutía con su hermano Federico, convencido de que el fiscal se suicidó; vivo reflejo de la división en el país.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.