COMPARTE


(Foto Archivo El Carabobeño)

Luis Alejandro Borrero || lborrero@el-carabobeno.com

Que sus caderas no están hechas para llevar pistola. Son más bien para que el hombre las agarre o se sostengan una falda ¿Puede esa concepción ser aplicada en pleno siglo XXI? Para Ana Campos, parece que sí: “No hay oportunidades para nosotras dentro de la Policía de Carabobo”.

La exfuncionaria carga consigo indignación. En sus manos lleva una carpeta amarilla con documentos que prueban su preparación. Ana Campos ingresó a la carrera policial hace 25 años. Se suma a su currículo el título de abogada, completó especializaciones en la Universidad Santa María, Arturo Michelena y actualmente en la Universidad de Carabobo.

Ser jefe no le ha servido como garantía. La mujer aseguró que pese a que ha ostentado cargos de supervisión en estaciones, siempre ha sido víctima de vejaciones. Principalmente por los hombres que le rodean. “Desde un tiempo para acá se ha acentuado”.

La agresión no es física ni verbal, aclaró. Se trata de un tipo más silencioso de acoso. “¿Qué es más discriminatorio que no darme oportunidades?”, se preguntó. En un mundo dominado por hombres, resaltar siendo mujer es más que complicado. “Pero estoy harta, tengo que denunciar porque que son muchas las que sufrimos esto”.

El objetivo de Campos es ser Comisionada, uno de los más altos cargos dentro de la institución. “Me tratan como si no pudiera ejercer la carrera”. Le exigen un estudio de cuarto nivel. “El director de la policía me dijo que no, porque no reunía los requisitos”.

En 2014 Campos fue separada de su cargo como jefe estadal de la Policía Comunal. Piensa, no dejando lugar para la modestia, que estaba haciendo un trabajo excelente. Organizaba a las comunidades que son la espina dorsal en la prevención del delito.

Siendo de vieja data, el problema de discriminación de género en el cuerpo policial–como le califica- no sorprende a la denunciante. “No hay mujeres en cargos gerenciales, y eso desde que yo tengo uso de razón”. Agregó: “De la discriminación en la institución, yo soy la prueba”.

El Carabobeño intentó contactar vía telefónica al comandante de la Policía de Carabobo, Carlos Alcántara, para contrastar la denuncia hecha por Campos. Tampoco fue posible acceder a los expedientes de la funcionaria, para comprobar los datos que aportó en la entrevista.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.