COMPARTE

Mujeres con mantos guajiros, el grupo Viva Gaita al lado izquierdo del altar y una feligresía, en su mayoría zuliana, celebraron este sábado los 308 años de la aparición de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá en la iglesia La Asunción y Santa Rita de El Trigal.

Una parte del Zulia estaba presente en el templo, no solo por el calor que abrazaba a los presentes, sino por la alegría en sus caras, por los instrumentos que hacen sonar la gaita, por la imagen de “La Chinita” representada en una pintura rodeada de flores y por un sacerdote maracucho, Hugo Delgado, quien concelebró junto al presbítero Adrián Paez, vicario de la parroquia.

La Eucaristía inició al ritmo de la gaita, mientras la feligresía saludaba a la Virgen con unos pañuelos blancos, un ambiente característico de la comunidad zuliana. El sacerdote Hugo Delgado pidió en su homilía no olvidar que, pese a las dificultadas económicas, sociales y políticas, María toma de la mano a todos su hijos para llevarlos hacia Jesús y superar todas las adversidades.

Cada canto litúrgico era entonado por el grupo gaitero y los chiquinquireños no dudaban en aplaudir y cantar con fervor a su patrona.

En el ofertorio, unas mujeres, entre ellas unas jovencitas, sorprendieron a la comunidad cristiana con sus atuendos (mantos guajiros), mientras llevaban cada una algún elemento para ser presentado a Dios, el que más sorprendió fue el relámpago del Catatumbo, que al ritmo de la gaita, las encargadas de llevarlo hicieron una representación emotiva por tratarse además de un patrimonio natural del Zulia.

Dentro del rito eucarístico existió un momento emotivo. La gran mayoría no dudó en arrodillarse y llorar cuando se entonó el Himno Nacional justo en la consagración del Santísimo Sacramento, como una manera de alabar a Dios y poner a sus pies a Venezuela.

Antes de la oración final, los feligreses cantaron a la Virgen para homenajearla con su himno, “Gloria a ti, Casta Señora, de mi pueblo bravo y fuerte, que en la vida y en la muerte llora, lucha, canta y ora”.

El vicario agradeció a toda la comunidad zuliana por compartir su cultura y expresar su fe en la parroquia, al tiempo que invitó a todos los feligreses a mantener el espíritu de alegría y la tradición de ser venezolanos, porque muchos en el exterior extrañaran en estas navidades los ritmos característicos de la fecha.

Al terminar, los chiquinquireños se acercaron a la pintura de la Virgen para cantarle y venerarla en su día.

PRIMERA CELEBRACIÓN EN EL TRIGAL

El presbítero Adrián Paez comentó que es la primera vez que en la parroquia La Asunción y Santa Rita de El Trigal, la comunidad zuliana y los encargados de organizar la misa de La Chinita celebran este día tan importante.

Paez detalló que anteriormente eran celebradas en la iglesia San Antonio de Prebo. “Para nosotros es un honor celebrar este día y esperemos que no sea solo esta vez, sino muchas más la celebraciones que hagamos aquí”.

TESTIMONIO

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.