Las infraestructuras sanitarias en Kasai han dejado de funcionar debido al conflicto, provocando más de 400 muertos. (EFE)
COMPARTE

Casi 400.000 niños están en riesgo de desnutrición aguda en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo (RDC), debido a la violencia causada por la milicia Kamuina Nsapu, que ha causado casi un millón de desplazados en los últimos meses, informó hoy UNICEF.

La agencia de la ONU para la infancia denunció en un comunicado que las infraestructuras sanitarias en la región de Kasai han dejado de funcionar debido al conflicto, que ha provocado ya más de 400 muertos.

Solo en la provincia de Kasai Central más de un tercio de los centros de salud se han visto obligados a cerrar por asaltos, inseguridad del personal sanitario y falta de suministro médico, lo que ha privado a los niños de servicios vitales y medicamentos.

“Estos niños están entre los más vulnerables del país y ahora se enfrentan a una crisis que se avecina si el acceso a los servicios básicos no se restablece rápidamente”, declaró la directora regional de Unicef para África Central y Occidental, Marie-Pierre Poirier.

“Sin una atención médica adecuada, sin acceso a alimentos y agua limpia, la vida de cientos de miles de niños está en riesgo”, alertó la funcionaria de la ONU.

El suministro de alimentos y materiales básicos está disminuyendo a medida que se intensifica el conflicto y el desplazamiento forzoso ha obligado a las familias a vivir en condiciones de higiene y saneamiento inadecuadas, aseguró la organización.

Además, la situación nutricional de los niños se ha visto agravada debido a la incapacidad de la población local de continuar con sus actividades agrícolas ante la inseguridad.

Sin embargo, la población ya sufría condiciones precarias antes de la última ola de violencia en la región y Kasai era una de las provincias más pobres del país, donde uno de cada diez niños mueren antes de los cinco años debido a la falta de atención médica adecuada.

Aunque la mitad de los niños ya sufría desnutrición crónica o retraso del crecimiento, la situación se ha visto agravada por los conflictos en la región.

“Nuestra prioridad en las próximas semanas es llegar a miles de niños gravemente desnutridos que ya no pueden ser atendidos en los centros de salud, porque han sido destruidos”, dijo el representante de UNICEF en la RDC, Tajudeen Oyewale, quien reconoció que el trabajo en estas áreas remotas es “muy desafiante”.

Unicef dijo hoy que necesita 40,2 millones de dólares para responder a la emergencia en Kasai.

La milicia Kamuina Nsapu se alzó en julio pasado contra el Gobierno en Kasai Central y lleva a cabo una rebelión para vengar la muerte de su líder, asesinado por el Ejército congoleño.

Los enfrentamientos con las fuerzas del orden han dejado más de 400 muertos, cerca de un millón de desplazados y miles de refugiados.

Y Naciones Unidas anunció el descubrimiento de numerosas fosas comunes en Kasai, en las que podrían haber sido enterrados combatientes de Kamuina Nsapu que luchan contra las fuerzas del Gobierno de Kinshasa.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.