Foto archivo
COMPARTE

Los celos fueron la razón de muerte de Jackson Torrealba, quien por una confusión terminó con un disparo en el pecho.

Torrealba, de 32 años, iba camino a su trabajo, una empresa de alimentos en la que se desempeñaba como obrero. Entregaría un reposo médico para luego visitar a su novia en el sector El Tigre del municipio Guacara.

Dentro de la vivienda compartió un rato con su pareja hasta que llegó una amiga de la mujer, quien dijo después de unos minutos que iría a comprar un refresco. Torrealba le dijo que la acompañaría. Él pagaría la bebida con su tarjeta para que ella le diera el efectivo. La amiga aceptó.

El trayecto de ida hasta la bodega fue tranquilo. El problema estalló cuando estaban a unos metros de la vivienda. Luego de haber comprado la bebida el novio de la amiga los vio juntos y pensó que la mujer le era infiel, por lo que disparó contra el hombre.
Torrealba escapó y entró a la vivienda, donde se desplomó en medio de la sala.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.