La enfermedad de Andrade es un padecimiento de difícil diagnóstico que puede confundirse con la diabetes y puede llevar a la muerte en un plazo de 10 años si no se trata a tiempo y de manera adecuada, dijo el especialista Alejandro Cerezo.

Es una enfermedad rara, hereditaria, progresiva y mortal. Su sintomatología es parecida a la de la diabetes, por lo que se confunde con ella, y si no es bien diagnosticada puede llevar a la muerte”, dijo el director general de la Fundación Familias con Amiloidosis en México, a la agencia EFE.

Este 16 de junio se conmemora el día mundial de esta enfermedad, cuya denominación científica es polineuropatía amiloidótica familiar (PAF).

De acuerdo con Cerezo, esta patología afecta a unas 8 mil personas en el mundo, mientras que en México se estima que unas 130 personas están diagnosticadas.

Esta enfermedad es causada por una mutación del gen que codifica la proteína transtiretina. Este cambio produce una desestabilización de las proteínas, que se pliegan errónea y forman fibras amiloideas (con almidón).

“Empieza con síntomas como de pie diabético, adormecimiento de extremidades, sensación de que el cuerpo está caliente, y eso es porque la proteína se ha alojado en el sistema nervioso periférico central”, señaló Cerezo.

El especialista explicó que esta misma amiloidosis se puede infiltrar en corazón, ojos, pulmones e incluso en el estómago, y genera efectos diferentes según sea el comportamiento de la proteína.

Es muy importante el diagnóstico oportuno, para aumentar la esperanza de vida de los pacientes, dijo Cerezo. “Con el tratamiento adecuado, el paciente puede llevar una vida un poco más estable. Esto puede hacer que la persona no tenga un nivel de mortalidad tan rápido”, detalló.

Aunque es una enfermedad rara no está reconocida como tal en el Registro Nacional de Enfermedades, por lo cual el acceso al tratamiento es muy complejo y costoso, pues los pacientes llegan a gastar hasta 15.000 pesos (720 dólares) mensuales para tratarla.

Antes el tratamiento se basaba en el trasplante hepático, una opción complicada para quienes viven con esta rara enfermedad debido a la escasa cultura de donación.

Pero, desde hace algunos años existe un tratamiento farmacológico que disminuye el desarrollo de la PAF en el adulto y significa un gran avance para eliminar las barreras que dificultan su cuidado.

Sin embargo, insistió en la necesidad del diagnóstico oportuno “para que el paciente pueda tener una buena calidad de vida y evitar su muerte de manera prematura”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.