Dos ancianos de San Diego murieron tras abrir las puertas de sus casas a desconocidos
/ Foto: Cortesía

Tras haberse registrado un par de homicidios contra dos ancianos que habitaban el municipio San Diego de Carabobo, con más de una semana de diferencia entre sí pero bajo un modus operandi aparentemente similar, el comisario Eleazar Villasmil, director de la Policía Municipal, confirmó los crímenes y ofreció algunos detalles.

En primer lugar, resaltó que según las investigaciones constituyen dos hechos aislados. “Pero como se trata de dos personas bastante mayores terminaron siendo víctimas de presuntos pedigüeños que lograron ganarse su confianza y, a cambio de algún trabajo por comida o ropa usada, pudieron entrar y salir (de las viviendas) sin forzar puertas ni cerraduras”.

En segundo lugar, se refirió a cada uno de los casos. El de hace más de una semana involucró a un nonagenario, de 93 años exactos, habitante del sector El Morro, identificado como Antonio José Parada Mago, a quien luego de matar se le llevaron todos los enseres que pudieron. “Vivía solo, aparentemente su familia reside en el exterior y desde allá le mantenían”.

El de esta semana, un evento parecido, se trata del homicidio de la señora Carmen Josefina Castro Vatostima, de 72 años de edad, quien vivía sola en el sector La Esmeralda, con familiares fuera del país. “Tampoco hubo violación de cerraduras, ni de puertas ni ventanas, ingresaron y tras matarla se llevaron consigo sus objetos de valor”.

Conciencia y precaución

Por tal razón, señaló Villasmil, están haciendo énfasis en una campaña de concienciación desde esta semana dirigida a adultos mayores pero también a todo aquel que tenga bajo su responsabilidad a personas ancianas o que habite la localidad, sin importar la edad y -más importante aún- que resida solo: “Prohibido abrirle la puerta a desconocidos”.

De hecho, a través de Unión Radio, el alcalde León Jurado instó este lunes a los sandieganos a que no abran las puertas de sus casas a desconocidos para evitar robos o agresiones, para lo cual apeló a la conciencia de los vecinos y, principalmente, de los ancianos que viven solos.

El alcalde refirió que la policía está consciente de que hay mucha gente que pide en las calles de San Diego pero los efectivos de la policía municipal no pueden arrestarlos ni actuar de alguna manera contra ellos “porque no es delito pedir en la calle”.

En este sentido, el comisario Villasmil cree que mientras menos se colabore con los llamados pedigüeños llegará el momento en que se irán de San Diego, de lo contrario se cebarán en el sitio en el que reciben ayuda y se correrán riesgos y se presentarán situaciones lamentables como las acontecidas en la última semana y media.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.