*** TIRO POR LA CULATA. Hasta el pasado miércoles 26/9, avanzado el día, en Nueva York nadie sabía con certeza de la supuesta reunión entre Donald Trump y Nicolás Maduro, que solo encajaba en las mentes ociosas de los que ya no les queda, ni siquiera, suficientes neuronas y menos reservas de imaginación, y apenas residuos y corroñas para soñar veleidades. Ni el propio presidente de Venezuela tuvo raciocinio ni capacidad para pensar que había pisado de nuevo una concha de mango, y que estaba expuesto al engaño y a caer en la trampa del Imperio “mesmo”, viajando, repentinamente, a la septuagésima Asamblea Anual de la ONU, un escenario al que tenía cualidad de acceso y hasta derecho de hablar, pero en el que, por igual, pocos eran los que querían verlo u oírlo, tal cual quedó en evidencia. Se apresuró a interpretar unas palabras del presidente de USA, alentadas con toda la mala intención escondida y mordió el peine. Lo demás fue pan de piquito.

*** GRACIA O MORISQUETA. En ese vaivén de ilusiones, otra vez irrumpió la figura del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, para ofrecer sus verdaderos dones –que no drones- de diplomático de vocación, y aprovechando la amistad bien curtida que tiene con el senador norteamericano Bob Corker, y ahora la afinidad de pensamiento con el nuevo canciller español, Josep Borrel, animó al presidente Maduro a emprender el viaje a NY, persuadido de que ya estaba el “mandado hecho” para reestablecer un proceso serio y firme de diálogo y superar las distensiones con el norte, y lo más importante, abrir las compuertas de salida a la crisis venezolana, sobre la base de un acuerdo formal que comprendería, entre otras condiciones básicas de fondo: 1) Llamar de inmediato a elecciones generales en Venezuela, conforme a la tendencia generalizada que priva en la ONU, 2) anular la existencia de la llamada ANC y en su lugar reconocer la presencia y facultad constitucional de la Asamblea Nacional, y 3) Dejar tranquilo a NM a rehacer su vida particular en plena libertad y decidir a su libre albedrío, sin ánimo ni deseos de volver a ser candidato presidencial, “por ahora” a decir del otro, QEPD. Soñar despiertos.

*** TODO SE DERRUMBÓ. Con la debida urgencia, el Jefe de Estado de Venezuela se trasladó a Estados Unidos, se presentó de sopetón a la reunión de la ONU, y allí, ante una sala vacía dijo el discurso que ahora es propagado en trozos en los medios afectos, cuyo contenido recibió de Cuba, vía Internet, por lo menos sus líneas maestras, pero sin poder alcanzar los efectos deseados, con sano propósito, ya que el encuentro “histórico” Trump-Maduro, que serviría de remate de la faena, de un solo jalón, al día siguiente, quedó desaparecido del mapa, al tiempo que el propio mandatario de USA se atrevía a estimular un Golpe de Estado y a burlarse, descaradamente, de los militares venezolanos, por su carrerón el día de los sucesos en la Av. Bolívar de Caracas. Otro tanto hizo también el vicepresidente Mike Pence, lanzando su advertencia, de que ellos, los gringos, apoyarían a Colombia ante un ataque armado por las fronteras del Táchira y Apure. Hágase la luz.

*** SALIÓ EL CATIRE. De todo, algo quedó. En la misma onda, a Valencia, la capital de Carabobo, llegó una misión diplomática del gobierno de Trump, encabezada por James Story, encargado de Negocios, que se entrevistó con Lacava y otra del Departamento de Estado anduvo merodeando en los alrededores, lo que hizo pensar que, efectivamente, existía algún interés por buscarle y encontrarle solución a la crisis venezolana. Otro día será.

***PERAS DEL OLMO.  La presencia del señor Maduro en la Asamblea Anual de la ONU, esta vez dejó mucha más tela para cortar, agregada a los vericuetos anotados. El primer desencanto fue tener que hablar a los mismos 40 chavistas llevados como relleno desde Caracas, ya que la casi totalidad de delegados oficiales al evento, abandonaron el recinto antes de que él llegara. El segundo tropiezo, el uso incorrecto del vocativo embajadores y embajadoras, pues en buen castellano no se utiliza el género, cuando la palabra es la misma, y él se resistió a corregir la observación. Una tercera “metida de pata” resultó insistir en utilizar, repetitivamente, el título de Doctrina Monroe y atribuir que es una cortina de EE.UU. para tener a los países latinoamericanos como su “patio de atrás”, cuando fue y es todo lo contario: una estrategia concebida para protegerlos del colonialismo europeo desde 1823, que hasta encontró aprobación del Libertador Simón Bolívar., y un cuarto e infeliz desacierto, tratar de hacer creer que los norteamericanos se quieren quedar con las riquezas nacionales, si todo el mundo sabe y le consta, que las mejores fueron entregadas, a cambio de nada, al régimen de Cuba y el resto a los países del ALBA. Bomba caza bobos.

*** CUENTA QUE NO CUADRÓ. No se sabe por cual ojo el presidente Maduro vio que podía tener éxito en la ONU y quienes le podían garantizar mayoría a la hora de una decisión. La propuesta de una intervención humanitaria, contrariando su voluntad, tuvo el apoyo de 93 votos a favor, 16 en contra, y una abstención de 17 países, que le colocaron las tablas en la cabeza, abrumadoramente. Apeló en su discurso, a que es un obrero, chofer de autobús, como para dar más lástima aún, y no un magnate, tratando de aludir a Trump; pero sin pasearse por el daño que le hizo a Venezuela, de tenerlo en la presidencia de la República, cuando esa posición universalmente siempre está reservada para que la ocupe un estadista de primera línea, y de ninguna manera un ciudadano común, de escasa preparación ni estudios superiores, y seguro por eso ignoró que, en estricto lenguaje diplomático, debió decir –septuagésima asamblea anual de la ONU-, y no 73 asamblea. Realidad desnuda.

***JOYA DE LA CORONA. El general Padrino López, pese a todo, se había salvado de las sanciones de USA y de la comunidad internacional, a cambio de inmiscuirse con afán por una transición en Venezuela, a la brevedad posible. Habría pedido dos meses de plazo para provocar el cambio, pero ya han transcurrido cuatro, y no se le ha visto el “queso a la tostada”, por lo que vino la medida sin más miramientos, ya que USA no perdona embustes ni engaños. Ahora mismo, en tiempo perentorio, las hijas adoradas del señor ministro de la Defensa tendrán que abandonar Orlando o exponerse a tener que salir como tapón de limonada. Palabra empeñada y empañada.

*** MANOS ARRIBA. Jorge Arreaza, otrora hijo político preferido de Chávez, se quiso colear en la reunión privada entre Iván Duque y Mr. D. Trump, pero los servicios secretos lo descubrieron en la intención, y lo pusieron de patitas en la calle. Al flamante canciller de Maduro se le había olvidado o soñaba que no estaba en Venezuela, a no ser verdad la versión que circula en Miraflores, de que anda buscando razones para que lo destituyan, de un solo plumazo. Diplomacia sin ley.

*** OJOS QUE NO VEN. Ardió como pólvora en verano, la versión de que la periodista Carla Angola fue la principal causante de la suspensión de la rueda de prensa que convocó y luego suspendió, abruptamente, el señor Maduro, en su malograda visita a Nueva York. Ocurrió que la anterior ancla de Globovisión se topó en la sede de la ONU con la pareja presidencial y allí le preguntó, en alta voz a Cilia Flores, si iría a visitar a los sobrinos sentenciados por un tribunal en esa ciudad, por narcotraficantes y lavado de dinero. El mandatario y su mujer habrían pensado que la misma interrogante iba ser bandera en el encuentro con los periodistas, y prefirieron cancelar la cita, dar la vuelta y regresar la noche del viernes, y no ayer domingo, como tenían planificado. Humor negro.

*** ADIOS, QUE TE VAYA BIEN. Ayer debió partir hacia Ecuador el buque chino que llegó a La Guaira con supuesta ayuda humanitaria. Allá en Vargas habría dado atención a unas 3 mil personas, todas recomendadas por las UBCH y cartas del PSUV, a un promedio de 300 pacientes por días, y en el mismo tiempo, de las bodegas del barco se habría descargado un arsenal de armas antimotines, destinado a la Guardia Nacional para que enfrente y siga matando venezolanos en las reyertas populares y protestas colectivas, que se esperan para estos días. Cambio pelo a pelo.

*** A PUNTO DE CARAMELO. Nicolás Maduro habría estado en la mira para ser apresado antes de abandonar el Aeropuerto John F. Kennedy, o el de La Guarda, tan pronto resolviera abandonar el territorio gringo, con lo que se cumpliría la orden de captura que tiene la Interpol, de parte del TSJ legítimo, y que entusiasma sobremanera al senador Marcos Rubio. Sin embargo, se salvó porque valió más una decisión de la ONU de proteger a sus huéspedes durante las reuniones anuales, aunque Maduro, en previsión, adelantó el retorno en dos días, y lo anunció solamente cuando ya tenía dos horas en el avión y después que se aseguró que su esposa, Cilia Flores, había felizmente superado una subida de tensión, atendida en una clínica de emergencias. Despertó en Caracas.

*** AGENDA ABIERTA. Apenas ayer habría concluido el análisis de una supuesta invasión armada sobre Venezuela, de ser veraz un informe que circula adentro y afuera, y en el que se atestigua que tenemos capacidad de resistencia para las primeras 48 horas. Los principales flancos débiles serían el fraccionamiento de nuestras gloriosas FANB, la desnutrición de soldados y oficiales por falta de buena alimentación y medicinas, y el malestar interno que persiste en los cuadros altos y medios de la institución, que los llevaría a cruzarse de brazos ante esa eventualidad. A todas esas, por añadidura, crece el sentimiento envolvente en el gobierno, de que lo que más conviene, en tales condiciones, es negociar y evitar un derramamiento de sangre de inocentes. Sanos y salvos.

*** TESTIGO DE EXCEPCION. El empresario de la construcción, Ángelo Rosseti, no niega haber presenciado el altercado del gobernador Lacava y su amigo Armando Amengual, ocurrido en una conocida panadería y dulcería del norte de Valencia, pero deja muy en claro que él no tuvo “velas en el entierro”. Reconoce como buena la gestión del mandatario carabobeño, e insiste en que lo suyo, lo de Rosseti, no es hacer política ni participar en asuntos que no sean trabajar por Venezuela, por Carabobo y por Valencia en particular. Manos a la obra.

*** LA RANA ECHÓ PELO. Se dice o se escribe, y pocos lo entienden. Un buen día de la semana que transcurrió ayer, llegó al mostrador principal del Hotel Hesperia de Valencia, una dama elegantemente vestida y solicitó alojamiento. La recepcionista que la atendió le exigió la presentación de su identidad y de una tarjeta de crédito, para darle ingreso, lo cual es norma, aquí y allá. La dama de marras se negó a entregar su tarjeta de crédito, aduciendo que no poseía ese documento, e inmediatamente tomó su celular y se comunicó con una persona, que resultó ser, supuestamente, el Fiscal General de la República, Tarek Williams Saab, quien en forma compulsiva e inadecuada ordenó al personal autorizado del hotel, a que le dieran entrada a la persona que lo solicitaba, para evitar males mayores. Al poco rato llegó al lugar una comisión del CICPC y se llevó detenida a la empleada del citado hotel, y ante la solidaridad manifiesta de sus compañeros de trabajo, en el referido cuerpo policial condicionaron la libertad de la empleada, a que la empresa hotelera procediera a despedirla. Hecho en revolución.

*** QUE SI Y QUE NO. El concejal Daniel Sánchez, ficha del PSUV, actual presidente del Ayuntamiento de Valencia, en el 2013 resultó el candidato más votado en las elecciones internas del chavismo, con lo cual fue inevitable su postulación. Luego fue el edil más votado en el sur de Valencia y, aun así, se le negó, de buenas a primeras, el derecho legítimo a ser el primer seleccionado para presidir la cámara municipal, lo cual con el tiempo alcanzaría, por circunstancias especiales, y ahora, otra vez de nuevo se pretende arrinconarlo, para que no sea reelecto como concejal en los comicios de diciembre. Con el santo de espalda.

Francisco M. Pérez    [email protected]

 

 

 

En Secreto, 01-Oct- 2018

*** TIRO POR LA CULATA. Hasta el pasado miércoles 26/9, avanzado el día, en Nueva York nadie sabía con certeza de la supuesta reunión entre Donald Trump y Nicolás Maduro, que solo encajaba en las mentes ociosas de los que ya no les queda, ni siquiera, suficientes neuronas y menos reservas de imaginación, y apenas residuos y corroñas para soñar veleidades. Ni el propio presidente de Venezuela tuvo raciocinio ni capacidad para pensar que había pisado de nuevo una concha de mango, y que estaba expuesto al engaño y a caer en la trampa del Imperio “mesmo”, viajando, repentinamente, a la septuagésima Asamblea Anual de la ONU, un escenario al que tenía cualidad de acceso y hasta derecho de hablar, pero en el que, por igual, pocos eran los que querían verlo u oírlo, tal cual quedó en evidencia. Se apresuró a interpretar unas palabras del presidente de USA, alentadas con toda la mala intención escondida y mordió el peine. Lo demás fue pan de piquito.

*** GRACIA O MORISQUETA. En ese vaivén de ilusiones, otra vez irrumpió la figura del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, para ofrecer sus verdaderos dones –que no drones- de diplomático de vocación, y aprovechando la amistad bien curtida que tiene con el senador norteamericano Bob Corker, y ahora la afinidad de pensamiento con el nuevo canciller español, Josep Borrel, animó al presidente Maduro a emprender el viaje a NY, persuadido de que ya estaba el “mandado hecho” para reestablecer un proceso serio y firme de diálogo y superar las distensiones con el norte, y lo más importante, abrir las compuertas de salida a la crisis venezolana, sobre la base de un acuerdo formal que comprendería, entre otras condiciones básicas de fondo: 1) Llamar de inmediato a elecciones generales en Venezuela, conforme a la tendencia generalizada que priva en la ONU, 2) anular la existencia de la llamada ANC y en su lugar reconocer la presencia y facultad constitucional de la Asamblea Nacional, y 3) Dejar tranquilo a NM a rehacer su vida particular en plena libertad y decidir a su libre albedrío, sin ánimo ni deseos de volver a ser candidato presidencial, “por ahora” a decir del otro, QEPD. Soñar despiertos.

*** TODO SE DERRUMBÓ. Con la debida urgencia, el Jefe de Estado de Venezuela se trasladó a Estados Unidos, se presentó de sopetón a la reunión de la ONU, y allí, ante una sala vacía dijo el discurso que ahora es propagado en trozos en los medios afectos, cuyo contenido recibió de Cuba, vía Internet, por lo menos sus líneas maestras, pero sin poder alcanzar los efectos deseados, con sano propósito, ya que el encuentro “histórico” Trump-Maduro, que serviría de remate de la faena, de un solo jalón, al día siguiente, quedó desaparecido del mapa, al tiempo que el propio mandatario de USA se atrevía a estimular un Golpe de Estado y a burlarse, descaradamente, de los militares venezolanos, por su carrerón el día de los sucesos en la Av. Bolívar de Caracas. Otro tanto hizo también el vicepresidente Mike Pence, lanzando su advertencia, de que ellos, los gringos, apoyarían a Colombia ante un ataque armado por las fronteras del Táchira y Apure. Hágase la luz.

*** SALIÓ EL CATIRE. De todo, algo quedó. En la misma onda, a Valencia, la capital de Carabobo, llegó una misión diplomática del gobierno de Trump, encabezada por James Story, encargado de Negocios, que se entrevistó con Lacava y otra del Departamento de Estado anduvo merodeando en los alrededores, lo que hizo pensar que, efectivamente, existía algún interés por buscarle y encontrarle solución a la crisis venezolana. Otro día será.

***PERAS DEL OLMO.  La presencia del señor Maduro en la Asamblea Anual de la ONU, esta vez dejó mucha más tela para cortar, agregada a los vericuetos anotados. El primer desencanto fue tener que hablar a los mismos 40 chavistas llevados como relleno desde Caracas, ya que la casi totalidad de delegados oficiales al evento, abandonaron el recinto antes de que él llegara. El segundo tropiezo, el uso incorrecto del vocativo embajadores y embajadoras, pues en buen castellano no se utiliza el género, cuando la palabra es la misma, y él se resistió a corregir la observación. Una tercera “metida de pata” resultó insistir en utilizar, repetitivamente, el título de Doctrina Monroe y atribuir que es una cortina de EE.UU. para tener a los países latinoamericanos como su “patio de atrás”, cuando fue y es todo lo contario: una estrategia concebida para protegerlos del colonialismo europeo desde 1823, que hasta encontró aprobación del Libertador Simón Bolívar., y un cuarto e infeliz desacierto, tratar de hacer creer que los norteamericanos se quieren quedar con las riquezas nacionales, si todo el mundo sabe y le consta, que las mejores fueron entregadas, a cambio de nada, al régimen de Cuba y el resto a los países del ALBA. Bomba caza bobos.

*** CUENTA QUE NO CUADRÓ. No se sabe por cual ojo el presidente Maduro vio que podía tener éxito en la ONU y quienes le podían garantizar mayoría a la hora de una decisión. La propuesta de una intervención humanitaria, contrariando su voluntad, tuvo el apoyo de 93 votos a favor, 16 en contra, y una abstención de 17 países, que le colocaron las tablas en la cabeza, abrumadoramente. Apeló en su discurso, a que es un obrero, chofer de autobús, como para dar más lástima aún, y no un magnate, tratando de aludir a Trump; pero sin pasearse por el daño que le hizo a Venezuela, de tenerlo en la presidencia de la República, cuando esa posición universalmente siempre está reservada para que la ocupe un estadista de primera línea, y de ninguna manera un ciudadano común, de escasa preparación ni estudios superiores, y seguro por eso ignoró que, en estricto lenguaje diplomático, debió decir –septuagésima asamblea anual de la ONU-, y no 73 asamblea. Realidad desnuda.

***JOYA DE LA CORONA. El general Padrino López, pese a todo, se había salvado de las sanciones de USA y de la comunidad internacional, a cambio de inmiscuirse con afán por una transición en Venezuela, a la brevedad posible. Habría pedido dos meses de plazo para provocar el cambio, pero ya han transcurrido cuatro, y no se le ha visto el “queso a la tostada”, por lo que vino la medida sin más miramientos, ya que USA no perdona embustes ni engaños. Ahora mismo, en tiempo perentorio, las hijas adoradas del señor ministro de la Defensa tendrán que abandonar Orlando o exponerse a tener que salir como tapón de limonada. Palabra empeñada y empañada.

*** MANOS ARRIBA. Jorge Arreaza, otrora hijo político preferido de Chávez, se quiso colear en la reunión privada entre Iván Duque y Mr. D. Trump, pero los servicios secretos lo descubrieron en la intención, y lo pusieron de patitas en la calle. Al flamante canciller de Maduro se le había olvidado o soñaba que no estaba en Venezuela, a no ser verdad la versión que circula en Miraflores, de que anda buscando razones para que lo destituyan, de un solo plumazo. Diplomacia sin ley.

*** OJOS QUE NO VEN. Ardió como pólvora en verano, la versión de que la periodista Carla Angola, fue la principal causante de la suspensión de la rueda de prensa que convocó y luego suspendió, abruptamente, el señor Maduro, en su malograda visita a Nueva York. Ocurrió que la anterior ancla de Globovisión se topó en la sede de la ONU con la pareja presidencial y allí le preguntó, en alta voz a Cilia Flores, si iría a visitar a los sobrinos sentenciados por un tribunal en esa ciudad, por narcotraficantes y lavado de dinero. El mandatario y su mujer habrían pensado que la misma interrogante iba ser bandera en el encuentro con los periodistas, y prefirieron cancelar la cita, dar la vuelta y regresar la noche del viernes, y no ayer domingo, como tenían planificado. Humor negro.

*** ADIOS, QUE TE VAYA BIEN. Ayer debió partir hacia Ecuador el buque chino que llegó a La Guaira con supuesta ayuda humanitaria. Allá en Vargas habría dado atención a unas 3 mil personas, todas recomendadas por las UBCH y cartas del PSUV, a un promedio de 300 pacientes por días, y en el mismo tiempo, de las bodegas del barco se habría descargado un arsenal de armas antimotines, destinado a la Guardia Nacional para que enfrente y siga matando venezolanos en las reyertas populares y protestas colectivas, que se esperan para estos días. Cambio pelo a pelo.

*** A PUNTO DE CARAMELO. Nicolás Maduro habría estado en la mira para ser apresado antes de abandonar el Aeropuerto John F. Kennedy, o el de La Guarda, tan pronto resolviera abandonar el territorio gringo, con lo que se cumpliría la orden de captura que tiene la Interpol, de parte del TSJ legítimo, y que entusiasma sobremanera al senador Marcos Rubio. Sin embargo, se salvó porque valió más una decisión de la ONU de proteger a sus huéspedes durante las reuniones anuales, aunque Maduro, en previsión, adelantó el retorno en dos días, y lo anunció solamente cuando ya tenía dos horas en el avión y después que se aseguró que su esposa, Cilia Flores, había felizmente superado una subida de tensión, atendida en una clínica de emergencias. Despertó en Caracas.

*** AGENDA ABIERTA. Apenas ayer habría concluido el análisis de una supuesta invasión armada sobre Venezuela, de ser veraz un informe que circula adentro y afuera, y en el que se atestigua que tenemos capacidad de resistencia para las primeras 48 horas. Los principales flancos débiles serían el fraccionamiento de nuestras gloriosas FANB, la desnutrición de soldados y oficiales por falta de buena alimentación y medicinas, y el malestar interno que persiste en los cuadros altos y medios de la institución, que los llevaría a cruzarse de brazos ante esa eventualidad. A todas esas, por añadidura, crece el sentimiento envolvente en el gobierno, de que lo que más conviene, en tales condiciones, es negociar y evitar un derramamiento de sangre de inocentes. Sanos y salvos.

*** TESTIGO DE EXCEPCION. El empresario de la construcción, Ángelo Rosseti, no niega haber presenciado el altercado del gobernador Lacava y su amigo Armando Amengual, ocurrido en una conocida panadería y dulcería del norte de Valencia, pero deja muy en claro que él no tuvo “velas en el entierro”. Reconoce como buena la gestión del mandatario carabobeño, e insiste en que lo suyo, lo de Rosseti, no es hacer política ni participar en asuntos que no sean trabajar por Venezuela, por Carabobo y por Valencia en particular. Manos a la obra.

*** LA RANA ECHÓ PELO. Se dice o se escribe, y pocos lo entienden. Un buen día de la semana que transcurrió ayer, llegó al mostrador principal del Hotel Hesperia de Valencia, una dama elegantemente vestida y solicitó alojamiento. La recepcionista que la atendió le exigió la presentación de su identidad y de una tarjeta de crédito, para darle ingreso, lo cual es norma, aquí y allá. La dama de marras se negó a entregar su tarjeta de crédito, aduciendo que no poseía ese documento, e inmediatamente tomó su celular y se comunicó con una persona, que resultó ser, supuestamente, el Fiscal General de la República, Tarek Williams Saab, quien en forma compulsiva e inadecuada ordenó al personal autorizado del hotel, a que le dieran entrada a la persona que lo solicitaba, para evitar males mayores. Al poco rato llegó al lugar una comisión del CICPC y se llevó detenida a la empleada del citado hotel, y ante la solidaridad manifiesta de sus compañeros de trabajo, en el referido cuerpo policial condicionaron la libertad de la empleada, a que la empresa hotelera procediera a despedirla. Hecho en revolución.

*** QUE SI Y QUE NO. El concejal Daniel Sánchez, ficha del PSUV, actual presidente del Ayuntamiento de Valencia, en el 2013 resultó el candidato más votado en las elecciones internas del chavismo, con lo cual fue inevitable su postulación. Luego fue el edil más votado en el sur de Valencia y, aun así, se le negó, de buenas a primeras, el derecho legítimo a ser el primer seleccionado para presidir la cámara municipal, lo cual con el tiempo alcanzaría, por circunstancias especiales, y ahora, otra vez de nuevo se pretende arrinconarlo, para que no sea reelecto como concejal en los comicios de diciembre. Con el santo de espalda.

Francisco M. Pérez    [email protected]

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.