carga
Transporte de Carga Pesada (Foto: Archivo El Carabobeño)

El panorama no mejora para el sector de carga pesada ante la aguda escasez de combustible que persiste en el país. Debido al tiempo que pierde una unidad en alguna cola a la espera para surtir diésel, la estructura de costos de los transportistas se ve alterada, así como también el despacho de las mercancías, que puede ser materia prima o productos terminados.

“Hasta el momento nuestros fletes son calculados tomando en cuenta la cantidad de días y kilómetros recorridos”, señaló la Cámara Regional de Carga mediante un comunicado. “Al tener que disponer de más días para la realización de un viaje, los costos tienden a incrementar, ello sin contar el retraso que se produce en el despacho de mercancías”.

De acuerdo al documento publicado por la asociación gremial, con sede en Puerto Cabello, la dificultad para abastecer combustible sigue siendo la principal preocupación de los transportistas en estos momentos, por cuanto genera problemas logísticos y de costos. En el caso de las unidades de carga pesada, el 100 % utiliza diésel.

La junta directiva de la Cámara Regional de Carga, presidida por Jonathan Durvelle, destacó la importancia de que las autoridades garanticen el combustible a los transportistas del sector de carga pesada, ya que el 99 % de los productos que consumen los venezolanos se traslada por vía terrestre.

El llamado del sector hacia el Ejecutivo nacional es claro: “que se tomen, de forma urgente, medidas que contribuyan a regularizar el suministro del combustible”. Los representante de la cámara ratificaron, además, su disposición para buscar puntos de encuentro en camino a solucionar esta situación.

“De igual manera, invitamos a las autoridades competentes para que se realicen mesas de trabajo en donde, de manera conjunta, podamos buscarle una solución a este y otros problemas que presenta nuestra sector, el cual es fundamental para la economía nacional”, dice el comunicado.

Según un balance ofrecido en diciembre por Durvelle, el 2020 también fue un año difícil para el sector transporte. No solo por el impacto de la pandemia de COVID-19 sino también por la falta de repuestos y combustible, que influyó en la disminución de al menos 50% en las unidades de carga pesada.

A su juicio, los transportistas continúan padeciendo lo que calificó como “una pandemia propia del sector”, que durante años los ha flagelado: la falta de repuestos y consumibles, como los neumáticos, baterías, entre otros; así como también la inseguridad en las vías, un factor que los ha llevado a un punto en el que se les hace cada vez más difícil circular




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.