“De la conducta de cada uno depende el futuro de todos” Alejandro Magno

Las infecciones se clasifican, según el orden de importancia en cuanto al grado de extensión de la enfermedad o el número de personas afectadas, como: endemia, epidemia, y pandemia.

“Pandemia” es un término médico y se relaciona con otros de la Epidemiología. Para no errar en lo que debe entenderse de lo expresado (verbalmente o por escrito), conviene definir su significado y diferenciarle de aquéllos.

“Pandemia” es una voz derivada de la griega πανδημια, que aúna “pan”: todo; “demos”: pueblo; y el sufijo “ia”, que alude a la cualidad. Este vocablo define la ocurrencia de una enfermedad infecciosa cuya incidencia afecta muy rápidamente a los habitantes de muchos o todos los países en más de un continente. Expresar “pandemia global” es una redundancia; el prefijo “pan” indica que es una afección de ámbito total.

La mitología griega cita al semidiós “Pan”: protector de los pastores y rebaños, de la fertilidad y sexualidad masculina por su extraordinaria potencia y apetito sexual que le hacía perseguir a las ninfas por los bosques, sediento de sus encantos y ellas le temían: Pitis y Siringa transformáronse en pino y cañaveral, respectivamente, para huir de sus acosos. Era cazador, curandero y músico sin gozar de simpatías en su región, por lo que se refugió en cuevas y fuentes de la Arcadia, protegiendo a los seres rurales como él. Su aspecto inquietante (mitad hombre, mitad cabra, cubierto con turbia mata de pelo, sin piernas y con patas de pezuñas, dos cachos en su frente que causaban terror). Le divertía aparecerse en las noches, causando ¡pánico! -miedo causado por “Pan”- en la gente.

Pandemia no es “endemia” (del francés endémie, y éste del griego ἔνδημος, transliterado éndēmos: del territorio propio), un término usado para referirse a una patología que se mantiene estacionariamente en una población o espacio determinado durante períodos largos de tiempo. Se usa para catalogar diversos padecimientos infecciosos o no infecciosos (condiciones como la desnutrición) que se mantienen en una población de hospedantes de una región geográfica determinada a lo largo del tiempo (años) en un nivel estable, incluyendo variaciones estacionales.

El grado de endemia de una afección se clasifica según la intensidad de su ocurrencia: hipoendémica, mesoendémica, hiperendémica y holoendémica.

Por otro lado, “epidemia” (del griego “epi”, por encima, sobre; y “demos”, pueblo) es un fenómeno en la salud comunitaria que ocurre cuando una enfermedad afecta a una cifra de individuos superior a la esperada en una población durante un tiempo determinado. Para evitar el sensacionalismo que conlleva esta palabra, se utiliza el sinónimo de brote epidémico.

Hoy, el concepto de epidemia es una relación entre una línea de base de una enfermedad (que puede ser su prevalencia “normal”) y el número de casos que se hallan en un momento dado. En este sentido, cuando una comunidad está libre de una determinada enfermedad, un solo caso puede constituir una epidemia (cómo lo sería si se presenta un solo caso de viruela en el orbe, pues es una enfermedad erradicada mundialmente y la gran mayoría de la población actual del planeta Tierra no está vacunada en contra de ella con la antivariólica, estando -por ende- susceptible de padecerla, pudiendo ocurrir un aumento muy grande, abrupto e inesperado del número de casos, para lo cual dicha población no está preparada).

LAS 3 T:

1- Taparse (cubrirse y aislarse socialmente): con mascarilla nasobucal, una integrante de la tétrada profiláctica junto con lavarse generosamente las manos con agua jabonosa varias veces al día; no tocarse la cara (boca, nariz y ojos); y usar guantes de látex o nitrilo cuando se debe salir del hogar a una diligencia impostergable, p.ej: al mercado, al médico, a la farmacia, a laborar en un trabajo fundamental (como el de los integrantes del equipo de la salud, de los miembros de los órganos de seguridad, de bomberos y de protección civil, de aseadores, trabajadores de mercados y farmacias, y semejantes), además de quedarse en el hogar, de guardar la distancia mínima (de 1,5 metros) entre personas en los ambientes públicos, etc.

2- Test: pruebas laboratoriales, que (en Venezuela y por la Covid-19) son: a- rápida, con muestra captada por hisopado nasofaringeo u orofaringeo (acción de frotar delicadamente un hisopo -palito con mota de algodón en uno de sus extremos- por la mucosa nasal o bucal y de la garganta), que permite detectar (cualitativamente y en horas) el ácido nucleico viral, ofreciendo flexibilidad, rapidez, mayor eficiencia operativa y el mayor rendimiento funcional; y b- PCR SARS-CoV-2, usando muestra de sangre de l@s sospechos@s de tener el SARS-CoV-2, agente etiológico de la Covid-19, (mediante la “reacción en cadena de la polimerasa”, para detectar y/o confirmar el estar invadido por el virus), con las que la realidad se diagnostica (palabra derivada del griego diagnostikos: “día”, a través de; y “gnosis”, conocimiento), cuyo margen de error varía de 33 a 55% dependiendo del día de evolución cuando se tome la muestra (contado desde el inicio de los síntomas), según Clin Infec Dis 2020 Mar 28 [29]; y

3- Tiempo (“Todo tiene su momento bajo los cielos del Señor”, Eclesiastés): generalmente largo, que empieza al iniciar la detección del aluvión de afectad@s por la enfermedad y que perdura hasta cuándo se puede suspender el confinamiento hogareño (que, según la Universidad Johns Hopkins, sólo podrá hacerse luego de pasar 14 días continuos sin que surja un caso positivo) para entrar -escalonada y progresivamente- en la “nueva normalidad” postpandémica que debe venir con grandes cambios en el modo de vivir.

Estas precisiones dialectológicas y procedimentales facilitan la comunicación y comprensión de lo implicado en el actuar coparticipativo de cada quien en pro de la mejor gestión de la pandemia para lograr el futuro deseable por tod@s.

gerenciaenaccionve@gmail.com
@genaccion




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.