(Cortesía)

Los países que forman parte del Grupo de Lima condenaron este domingo “el asesinato del capitán de corbeta venezolano Rafael Acosta”, detenido en su país el pasado 21 de junio por su presunta participación en una conspiración y presentado con signos de tortura el pasado viernes ante un juez.

Acosta Arévalo fue detenido por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) sin que se indicaran de inmediato los motivos de su aprehensión, de acuerdo con información de la prensa venezolana.

Mientras que el Grupo de Lima sostuvo en un comunicado divulgado hoy por la Cancillería peruana que Acosta fue capturado por hombres armados y luego presentado ante un juez el 28 de junio “con visibles signos de tortura”.

“La gravedad de su estado de salud llevó al juez a remitirlo a un centro hospitalario, donde falleció este 29 de junio”, agregó en un comunicado.

El Gobierno de Nicolás Maduro denunció el miércoles que desactivó un golpe de Estado que se produciría entre el 23 y 24 de este mes, y que incluía el asesinato de los principales líderes del chavismo.

Un día después el fiscal general informó que Acosta Arévalo supuestamente formaba parte del plan y que estaba siendo investigado junto a otros 13 civiles y militares.

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Venezuela manifestaron en el comunicado su condena por el asesinato del militar y expresaron su solidaridad a la familia.

El Grupo de Lima agregó que “repudia las continuas prácticas de detenciones arbitrarias y torturas a las que el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro somete a quienes considera sus opositores”.

De la misma forma, pidió a la comunidad internacional, en especial a la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “actuar sin dilación para que los derechos de los venezolanos sean restablecidos y su integridad protegida”.

El Gobierno de Nicolás Maduro confirmó el sábado la muerte del militar Rafael Acosta Arévalo, al tiempo que solicitó a la Fiscalía abrir una investigación para esclarecer el caso.

Más temprano, el jefe del Parlamento del país, Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente interino de Venezuela, había denunciado la muerte de Acosta Arévalo tras haber sido presuntamente torturado.

A finales de abril pasado, Guaidó lideró junto a un grupo de militares una fallida rebelión, que desembocó luego en protestas antigubernamentales en las que murieron al menos cinco personas, casi 100 resultaron heridas y se practicaron más de 200 arrestos durante las manifestaciones. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.