Los investigadores instan a profundizar en el valor de la reflexión sobre el uso responsable y consciente de los medios de comunicación. (Cortesía)
COMPARTE

Un grupo de los investigadores del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (ININCO) y la Especialización en Educación para el Uso Creativo de la Televisión, de la Facultad de Humanidades y Educación, de la Universidad Central de Venezuela, publicó este lunes un comunicado en el que expone su preocupación por el proceso de formación de los niños, niñas y adolescentes venezolanos, ante la realidad del país a la que no están exentos.

Haciendo uso de los derechos a “participar libremente en los asuntos públicos” y a la libertad de expresión, consagrados en los artículos 62 y 57 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, compartimos las siguientes reflexiones sustentadas en los aportes de la Línea de Investigación Educación, Comunicación y Medios:  

Nuestro país vive tiempos de especial dificultad. Abundan las manifestaciones de distintos sectores de la población, solicitando el cumplimiento de los derechos básicos para la subsistencia, reglas claras para la participación política y ciudadana, así como justicia en los casos en los que se han cometido graves abusos de poder.

Son múltiples los heridos, los detenidos y lamentables las víctimas fatales por expresar sus ideas y ejercer su derecho a la protesta pacífica. Son incontables los destrozos a la propiedad privada así como incuantificables los daños generados en la psique del venezolano.

 Estos hechos probablemente serán objeto de profundos análisis desde múltiples disciplinas. Y las imágenes de figuras de orden público ejerciendo su poder contra personas desarmadas, las noticias de jóvenes que fallecen durante protestas, videos de las máximas autoridades refiriéndose a situaciones dolorosas para la población en tono de burla o con gestos despectivos, ‘memes’, ilustraciones, audios, entre otros contenidos, que circulan por las redes sociales, se encuentran a disposición de niños, niñas y adolescentes a través de distintos dispositivos.

Por otro lado, ellos también están a merced de la severa exposición a mensajes propagandísticos que se imponen no solo a través del Sistema Nacional de Medios Públicos (SIBCI), sino que se muestran en el espacio público de vallas, carteles, afiches, murales, pendones, grafitis, mensajes radiofónicos, musicales, y especialmente, en cadenas oficiales de radio y televisión.

 Los niños, niñas y adolescentes, en su proceso de formación, desarrollan una red de marcos de referencia que les permite elaborar significados y otorgar sentido a lo que acontece. Ellos actualmente experimentan vivencias de un momento histórico con características especiales.

Episodio que puede significar un proceso de apertura a la vida democrática, la construcción de ciudadanía, el respeto a los derechos humanos y la defensa de la integridad de la persona. Y en este proceso, sus experiencias frente a los contenidos mediáticos necesitan de herramientas para la interpretación del presente y la toma de decisiones en el futuro.

La Educación para Medios, como inter-disciplina que reúne a la educación y a la comunicación, invita a formar una mirada crítica de la realidad, a partir de los contenidos que se transmiten a través de los medios de comunicación, incluidas las redes sociales.

Desde esta perspectiva, se promueve el ejercicio del diálogo y la participación, aspectos transferibles a otros ámbitos de la vida humana. Por ello, involucrarse en el ejercicio de sus principios, requiere estimular a que niños, niñas y adolescentes sean protagonistas del proceso comunicacional.

Se trata de invitarlos a desarrollar interpretaciones sobre la base de criterios en relación con los contenidos de los medios y fomentar la creatividad a partir de la elaboración de sus propios mensajes o de la reelaboración de los existentes. Esto, bajo los principios de reconocimiento del otro, la comprensión de los procesos involucrados en la producción de contenidos y el conocimiento del lenguaje de los medios.

La Educación para Medios advierte además sobre la necesidad de comprender la influencia que ámbitos como la Escuela y la Familia pueden brindar en el uso de los medios de comunicación. Ambos constituyen los espacios privilegiados de crecimiento y formación del niño, así como de acercamiento inicial a los medios.

Son la Escuela y la Familia los primeros llamados a promover la adquisición de competencias en Educación para Medios, configurándose en ejemplo para niños, niñas y adolescentes.

Esto lo expone el artículo 69 de la Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y Adolescente, en él se señala que “el Estado, con la activa participación de la sociedad, debe garantizar a todos los niños, niñas, adolescentes y sus familias programas sobre educación crítica para los medios de comunicación”.

Desde el ININCO y la Especialización en Educación para el Uso Creativo de la Televisión de la Universidad Central de Venezuela, invitamos a asumir el reto que se propone la educación para los medios, como una posibilidad para el desarrollo de todas las potencialidades de niños, niñas y adolescentes y, especialmente, para el aprendizaje de habilidades que les permitan aprovechar los medios de comunicación en estos tiempos de gran dificultad y crisis, como factores para la generación de una mayor conciencia de la realidad y la creatividad.

Los investigadores instan a profundizar en el valor de la reflexión sobre el uso responsable y consciente de los medios de comunicación, por la sociedad en general y especialmente, por parte de niños, niñas y adolescentes como una tarea que requiere formación y acompañamiento desde la familia, la escuela y la sociedad.

De la misma forma recuerdan, que lo aprendido desde esta mirada orientada al análisis crítico y creativo de los contenidos de los medios de comunicación, es a su vez, una poderosa herramienta para la vida, ya que promueve el diálogo, la participación, el respeto, la convivencia, el pensamiento crítico y la capacidad de análisis, entre otros aspectos. Se trata de apuntar al desarrollo de un ser humano integral y respetuoso del otro y de su entorno.

 Un buen navegante no se define por la capacidad de escoger los vientos con los que quiere navegar; sino por la capacidad de manejar con eficacia los vientos con los que se encuentra”. Joan Ferres (2003)

Investigadores ININCO-UCV: Alexandra Ranzolín, Bernardino Herrera León, Carlos Colina, Carlos Guzmán Cárdenas, Johanna Pérez Daza, Luisa Torrealba, María Fernanda Madriz, Morella Alvarado Miquilena.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.