El viceministro de Salud Exavier Campos sale de la dirección de la CHET luego de la intervención al centro hospitalario por el tráfico de insumos entre miembros del hospital y bachaqueros. Foto: Armando Díaz
COMPARTE

No era una intervención, aunque era la palabra que más se repetía en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET). Al lugar fue enviada una comisión del Ministerio de Salud, encabezada por el viceministro, Exavier Campos, para investigar el presunto tráfico de insumos médicos que impera en el lugar. La insalubridad y las malas condiciones del centro no estuvieron entre las prioridades.

Llegaron a las 12:00 p.m. Eran tres camionetas pick up, dos plateadas y una blanca. En la última viajaba Campos. La primera parada fue el área de Emergencia, siempre llena de familiares que se debaten entre la esperanza y la zozobra. Cuando se enteraron que el representante gubernamental se encontraba en el área se acercaron a él para explicarle sus carencias y problemas, mientras los guardaespaldas abrían espacio para que el hombre entrara por la deteriorada puerta custodiada por milicianos y miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Una fuente de la CHET declaró que lo primero que se le hizo saber al viceministro era el terrible estado en el que se encuentra el hospital: Suciedad que produce contaminación, equipos dañados y pocos insumos. Pero el enviado de Maduro de manera tajante expresó que ellos no venían a ver esos problemas, si no por otros.

Pasó de largo entre los enfermos que en el pasillo esperan con unas vías de suero que los atiendan, mientras sufren dolor y el mal olor los rodea.

La verdadera razón que llevó a esa comisión al Hospital Central fue el tráfico de insumos médicos que impera desde hace mucho tiempo y que le ha costado la vida a una gran cantidad de pacientes, entre esos los recién nacidos de la Maternidad Hugo Chávez.

Caja de insumos dentro del almacén. Foto: Armando Díaz.

Todos observan las largas hileras de buhoneros a las afueras de la CHET. Entre esas personas se esconden los bachaqueros. Ellos son la cara visible del ciclo corrupto del que hablan pacientes, enfermeros, médicos, vigilantes y las autoridades del ministerio.

Acompañados por más de 11 motorizados de la Policía de Carabobo hicieron requisas y encontraron a dos personas con la mercancía. Ellos son los que venden el kit de cesárea a 900 mil bolívares, los que tienen el meropenem para los bebes, los que tienen las gazas y las 11 bolsas de guantes quirúrgicos que piden dentro y que luego desaparecen. Al igual que los cargamentos que las madres recién paridas afirmaron ver y que dentro de la institución dicen que nunca llegaron. Se esfumaban como los insumos que ellos proporcionaban para sus bebes o para sus dolencias.

Foto: Armando Díaz.

Cerca de dos horas estuvo Campos dentro del edificio de la CHET. Luego salió por la parte trasera y caminó con su equipo de trabajo hasta la sede administrativa, al lado de la morgue de Valencia. Iba escoltado y también era perseguido por mujeres humildes que pedían soluciones en medio de la crisis del sector salud.

Lee también: seis detenidos Seis detenidos y dos destituidos por tráfico de insumos médicos de la CHET 

La prensa también se acercó a él, pero un reiterado no era la respuesta. Afirmó que luego daría una rueda de prensa, pero no confirmó el tráfico de mercancías, ni cuál era la razón de su visita. Sólo dijo “No”.

La intimidación se hizo presente cuando las cámaras intentaron captar la imagen del viceministro. Dos de sus guardaespaldas en un tono amenazante afirmaron “Si tomas una foto te quitaremos los equipos, así que no te queremos ver por aquí. Aléjate”. Una y otra vez lo repitieron. No se podía estar en el lugar. Ellos se creían con la potestad de decidir que se difundía o no, pero afirmaban que si querían declaraciones que se hablara con los afectados.

Viceministro de Salud se dirige a una de sus camionetas para retirarse de la CHET

Mientras la prensa era censurada y acosada, un grupo de 30 personas, en su mayoría mujeres, corría hacía el almacén central del hospital. Un galpón azul con rojo en el que del lado derecho hay una reja negra que da paso a la oficina, en donde hay una gran cantidad de cajas.

Informe médico. Foto: Armando Díaz.

Una vez que el rumor de la intervención se difundió entre los pacientes, acudieron a pedir sus medicinas con récipes en mano e informes médicos. Cuando los periodistas se acercaron el mismo guardaespaldas impidió que se tomaran fotos “Ya he sido bastante amable contigo no me hagas ponerme agresivo. Vete de aquí. Después sacas una mala foto y nos metes en problemas a todos”.

Almacén de la CHET. Foto: Armando Díaz.

Los familiares salían del almacén con cajas de medicinas que contenían pastillas y pomadas. Se veían satisfechos, habían visto a la policía llevarse a los bachaqueros esposados y agradecían al gobierno de Maduro por su actuación, mientras otros criticaban una intervención a una institución del mismo Gobierno, lo que a juicio de una fuente de la CHET se traduce en la demostración de la ineficiencia en el sector salud.

Familiares en la entrada del almacén solicitan sus medicinas. Foto: Armando Díaz.

Un trabajador del almacén comentó la visita del ministerio y especificó que en el lugar sólo guardan insumos y no medicinas. Afirmó que en el mes de agosto llegaron dos cargamentos con bastante mercancía, entre esas gazas, uno de los materiales más requeridos por los médicos y enfermeras. Sobre los guantes detalló que casi no se ven, pero llegan algunas veces. No quiso declarar por qué hay tráfico de mercancías, por temor a lo que le puede ocurrir, pero él considera que es imposible que se saque del almacén porque hay un control sobre lo que entra y sale.

Luego de una hora. A las 3:00 p.m., un movimiento de las camionetas en el área de la dirección advertía la salida del viceministro y en efecto así era. Bajaba las escaleras con su guayabera blanca, pantalón marrón y lentes de sol, se montó en la pick up y se movilizó hasta el puesto de la Policía de Carabobo, donde permaneció varias horas.

Campos sale del puesto de la Policía de Carabobo rodeado y custodiado por funcionarios. Foto: Armando Díaz.

La cantidad de funcionarios era abrumadora. Más de 35, todos avocados a la misma razón. La  mafia. Sin embargo, la fuente de la CHET reitera que a pesar de la actuación del día, el mal dentro del hospital no acaba porque los bachaqueros son el eslabón más bajo de la cadena corrupta y no es el único problema. A los ojos de Campos la insalubridad y el deterioro de las instalaciones no son una prioridad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.