Es tan común el uso de bastoncillos para intentar limpiar los oídos como el comentario-recomendación de los médicos otorrinolaringólogos: “Los oídos se limpian con los codos”. Queriendo significar con esto que los oídos no deben manipularse.

La cera de los oídos sirve para mantener la hidratación de la piel del conducto auditivo externo y evitar las molestias que produciría la resequedad. Además, podría prevenir infecciones y la penetración de cuerpos extraños hacia el interior del Conducto Auditivo Externo (CAE) por la viscosidad natural de la cera que dificultaría el ingreso de “intrusos” tanto los animados (insectos, arácnidos, etc), como los inanimados (creyones, perlitas, cabello).

Esta cera se localiza y se produce de forma natural en el tercio externo del CAE y por un proceso de constante recambio y migración de la piel, tiende a ser expulsada de manera  espontánea. Esta producción es variable de una persona a otra, e incluso podría ser diferente entre ambos oídos de un mismo paciente, siendo un oído “muy productor” o tener tendencia a la acumulación, mientras el contralateral, ser de baja producción, con adecuado funcionamiento del mecanismo de autolimpieza.

La pregunta es recurrente sobre ¿cómo debo limpiar mis oídos?   La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que esta parte de nuestro cuerpo no requiere ningún tipo de mantenimiento, sin embargo, son muchas las personas que intentan limpiarlo a través de distintos métodos, como bastoncillos, sprays o gotas.

Los bastoncillos

El uso de los bastoncillos, quizás el método más usado, tiene el riesgo de producir daños en la piel del CAE que puede derivar en dolorosas infecciones. También empuja la cera hacia el interior del oído, colocándola en un lugar del CAE donde tiende a acumularse y el mecanismo de autolimpieza se hace insuficiente. Cuando la cera se ubica más allá del 1/3 externo del CAE, se requiere la intervención de un especialista para su extracción.

Y, ¿qué ocurre con los sprays y las gotas?

En una reciente revisión sobre el uso de aerosoles y gotas para eliminar la cera que tapona parcial o completamente los oídos, publicada en la base de datos Cochrane, se confirma lo expresado:  “cuando falla la autolimpieza de los oídos, la cera, que normalmente se expulsa sola, puede obstruir el conducto auditivo”, y agregan que “las molestias que producen los tapones de cera son uno de los problemas más comunes por los que los pacientes acuden a consulta”.

Para esta publicación de Cochrane, los autores incluyeron un total de seis trabajos científicos sobre los efectos de distintas gotas y sprays en 360 participantes de todas las edades, con obstrucción parcial o total del canal auditivo.

Los resultados mostraron que las gotas y sprays sí ayudan a limpiar el CAE, sin dejar claro si funcionan mejor aquellos con base de agua o los de aceite, ni tampoco, que sean mejores que las soluciones salinas, usar agua o simplemente dejar al oído limpiarse solo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.