sobrino carolina herrera
(Foto Referencial)
COMPARTE

Un disparo en el costado derecho le quitó la vida a Carlos Eduardo Pérez Aranguren (32) durante la protesta que generó en enfrentamiento entre vecinos y policías en Puente Baloa, calle La Línea, sector Caruto, Petare, la mañana del martes cuando fue convocado “El Trancazo”.

Pérez Aranguren vendía chucherías en las camionetas de pasajeros en la redoma de Petare, vivía con su esposa y sus dos hijos de 10 y 8 años en casa de sus padres en el barrio Unión, y salió a las 8 de la mañana con su hermanita de 15 años a comprar queso para el desayuno de los niños que iban para el colegio. Era el mayor de 16 hermanos.
Andaba en mono y franelilla y lo único que llevaba en un bolsillo eran su cédula y el dinero para comprar. No era ningún guarimbero ni estaba protestando, como me dijeron en el Cicpc. Eso allí estaba muy revuelto, había guardias, policías, civiles armados, lacrimógenas, basura quemada, un desastre. De los edificios tiraban piedras y otras cosas, demasiado alboroto. Al escuchar detonaciones mi niña de 15 años se escondió detrás de un carro, cuando salió una vecina le dijo que su hermano estaba tirado al otro lado de la calle; dijo la madre, María Aranguren.

Cuando los padres recibieron la noticia, fueron a Puente Baloa y no lo hallaron. –Lo recogieron rápido; dijo ella. Se dirigieron al hospital de El Llanito, con la esperanza de que estuviera herido, pero Carlos Eduardo había muerto en el sitio y antes de las 11 de la mañana había sido ingresado a la morgue de Bello Monte.

Durante su permanencia en el hospital, la señora María sintió el efecto de los gases lacrimógenos y vio llegar a mucha gente herida. –Personas con la cara rota, gente mayor lesionada, asfixiadas.

Dijo que en puente Baloa se escuchaban muchos tiros, que venían de arriba y de abajo.

César Pérez, padre del vendedor, hizo un llamado porque “están matando inocentes, disparan a lo loco. Pido que se investigue quien disparó contra mi hijo, de donde provino el disparo. Los vecinos dijeron que había personas recogiendo las conchas de balas para no dejar evidencias”.

Mi hijo no estaba guarimbeando, pero en caso de que hubiera sido así, tampoco era motivo para matarlo.

Según el Ministerio Público, durante los hechos violentos ocurridos ese martes en Petare, hubo seis GNB, un oficial de PoliSucre y cinco civiles heridos, entre ellos un adolescente de 14 años. La Fiscal 59, Ana Isabel Corobo, fue designada para investigar estos casos y los daños causados en las residencias Los Mangos, de La Urbina.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.