Vacunas chinas antiCOVID mostraron ser
/ Foto referencial: Archivo

El exparlamentario, Rafael Narváez, califica de indolencia, por parte del Estado a la población, el proceso de aplicación de las vacunas contra la COVID-19 que llegaron al país, pues afirmó que se utilizaron para favorecer a los privilegiados, desacatando las normas de la Organización Mundial de la Salud, las cuales establecen que se debe tener prioridad el sector salud y a los más vulnerables.

Solamente un Estado sin alma y violador del de los derechos humanos no se conmueve ante el crecimiento exponencial de la COVID-19 y la pérdida de vidas humanas que, a diario, ocurren en nuestro país expresó.

El profesional en derecho indicó que se deben adquirir vacunas de manera urgente, para hacerle frente a la pandemia. Además, para aplanar la curva de contagios y evitar más decesos. Por lo tanto, el Estado está obligado a solventar esta situación.

Pueblo con sueldos miserables en bolívares, sin vacunas en hospitales, sin respuesta por no contar con las herramientas necesarias para hacerle frente a la pandemia y tratamiento en clínicas privadas en miles de dólares, está en un alto nivel de indefensión; las personas se refugian en tratamientos de guarapos calientes de matas y elevan plegarias a José Gregorio Hernández, manifestó el abogado Rafael Narváez.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.