El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, (Cortesía)

Los líderes de la oposición de Sudáfrica se reunieron hoy para analizar la crisis política desatada por la posible salida inminente del presidente, Jacob Zuma, y coincidieron en que no quieren un reemplazo sino la disolución del Parlamento y nuevas elecciones.

Mientras el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) mantiene una reunión de la que podría salir una decisión definitiva sobre la dimisión o destitución del jefe de Estado, los partidos de la oposición celebraron un encuentro paralelo y una rueda de prensa en la que insistieron en que el único que no quiere que Zuma se vaya es Zuma.

“No podemos ser espectadores de las facciones internas del CNA”, subrayó el líder de la Alianza Democrática, Mmusi Maimane, que también fue crítico con el ritmo de las negociaciones internas del oficialismo, que transcurren a puerta cerrada.

Pidió que el asunto se resuelva esta semana con la convocatoria urgente de una votación de moción de censura -sin esperar a la que ya está programada para el día 22 en el caso de que la salida de Zuma no se concrete antes- en el Parlamento.

Una vez hecho esto, contando con un resultado desfavorable al presidente, pedirían a su sustituto en la jefatura de Estado la disolución del Parlamento y convocar nuevas elecciones anticipadas.

La petición de una nueva moción de censura urgente ya se había interpuesto oficialmente la semana pasada y, según anticipó Julius Malema (líder de los Luchadore por la Libertad Económica), si no obtienen una respuesta del Parlamento mañana por la mañana, irán a los tribunales.

“Pensar que cuando Zuma se vaya nuestros problemas desaparecerán es ser ingenuo”, recalcó Malema, en referencia a la disolución parlamentaria, ya que de otra forma solo se sustituiría a un líder del CNA por otro.

El primero en la fila para ocupar el cargo de Zuma es el vicepresidente Cyril Ramaphosa, quien es también líder del CNA desde diciembre pasado y el principal artífice de las maniobras para buscar su salida prematura.

Tras semanas de especulaciones sobre una inminente salida, Ramaphosa prometió la víspera que en la reunión que celebra hoy el CNA se alcanzaría una posición definitiva sobre si el partido le retira o no el apoyo formalmente.

Las reglas internas de la formación establecen que todos los miembros del partido, incluidos los cargos electos, deben someterse a la voluntad de ésta; sin embargo, si Zuma se negase a dejar su cargo, la única vía posible sería una moción de censura parlamentaria.

La discusión sobre la salida prematura de Zuma, cuyo mandato no expira hasta 2019, viene desencadenada principalmente por los numerosos escándalos de corrupción que rodean al mandatario.

Zuma está salpicado por numerosas acusaciones, incluidos casi 800 cargos por corrupción relativos a contratos de armas de finales de los noventa o las investigaciones por haber usado el Estado para favorecer a empresarios afines con concesiones públicas millonarias.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.