Foto: Vicente Soto

La práctica de los Tiburones de la Guaira llegaba a su final cuando una voz  se escuchó desde el dogout visitante en el estadio José Bernardo Pérez de Valencia. “Si me van a entrevistar entren, yo ya no estoy para llevar sol”. Era Oswaldo “Ozzie” Guillén, con su tono y humor de siempre. El manager está en su segunda campaña seguida al frente de los escualos, el equipo de sus amores en Venezuela y tiene una conclusión aunque apenas vayan dos semanas de temporada: la liga está mejor de lo que muchos pensaban.

Ozzie no esperaba la respuesta positiva del fanático venezolano ante la difícil situación social del país. Para él, como para muchos, es una sorpresa la asistencia en los distintos estadios, que si bien es cierto está muy lejos de apuntar a algún récord es superior a lo previsto.

Con respecto a lo visto en el terreno de juego señaló la mejoría que percibe en comparación a la zafra pasada tanto “por el talento venezolano que siempre está presente como por los latinos en general”. Esto genera una dificultad mayor para ganar compromisos, de la cual no se ha salvado el equipo guairense, que luego de tener una complicada primera semana donde el bateo estuvo ausente repuntó en la segunda con cuatro victorias seguidas.

“Esta liga es muy difícil, una semana juegas bien, otras mal. De repente estás en el último lugar y luego con una pequeña buena racha subes al segundo”  dijo el único timonel venezolano campeón de la Serie Mundial, en 2005, con los Medias Blancas de Chicago.

Hasta antes del duelo contra Magallanes el domingo, Tiburones tenía un récord de cinco triunfos e igual cantidad de derrotas. Con el pitcheo, y específicamente con el bullpen como mejor noticia al tener la efectividad más baja en este apartado con una minúscula 1.66.

Ante las informaciones que surgen desde Estados Unidos sobre las posibilidades de dirigir de nuevo en las Grandes Ligas Guillén es directo: no está en mis planes pero sí en mis pensamientos. “Mucha gente cree que estoy loco por volver a ser manager allá, pero están equivocados. Si se da la oportunidad bienvenida será pero si mi autobús ya pasó no me afectará” sentenció.

Por lo pronto, el otrora Novato del Año de la Liga Americana en 1985 desde las paradas cortas de la ciudad de los vientos solo se enfoca en sus Tiburones y el anhelado título que se les hace esquivo desde 1986. Lo demás es un añadido.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.