(Foto referencial)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Las opciones son cada vez menos. El Gobierno venezolano ya no tiene margen de maniobra para mantener la industria que fue columna vertebral de la economía del país. Es así como Petróleos de Venezuela (Pdvsa) decidió entregarle a empresas rusas y chinas la administración del Centro Refinador Paraguaná (CRP).

Es una situación que mantiene en incertidumbre a los trabajadores de la estatal. Iván Freites, secretario general del Sindicato Petrolero de Falcón, explicó que ya se encuentran en las plantas personal de ambos países realizando las inspecciones de rigor para comenzar con trabajos de reparaciones y mantenimiento que cobrarán con producción.

El costo de esas labores es tan elevado que compromete a Pdvsa con China y Rusia por un largo periodo. “La última información que tenemos es que parte del compromiso es no solo el pago de la deuda con crudo, sino que como no Venezuela no puede cumplir con ese 49% de la Citgo que ya estaba acordado con Rusia por las sanciones aplicadas, se les cancelará con combustible y establecieron la negociación con el Gobierno tomando como opción de pago a la refinería de Amuay con su producción”.

Esas empresas extranjeras, que ya están en el CRP, han solicitado 80% del personal de sus países y 20% venezolano. “Eso no debe ser. Nuestras leyes indican que para trabajarle al Estado debe ser firmas nacionales inscritas en el Registro Nacional de Contratistas”. Aseguró que el problema es que en los acuerdos firmados se negocia de gobierno a gobierno, sin importar los estamentos jurídicos.

La preocupación de Freites es que con esos acuerdos no se respeten los contratos colectivos y se establezca una mano de obra feudal, esclavista. “Se viola nuestra soberanía nacional porque se trata de una entrega vil de las refinerías que son parte de nuestros patrimonios”.

Los trabajos que ejecutarán esas empresas corresponden en Amuay a la rehabilitación de la planta de craqueo catalítico, destiladora 4, catalítica y alquilación y las unidades hidrodesilfuradoras. En Cardón será en las plantas de alquilación y caralíticas, muelle 4 y destiladora 4 y el complejo de lubricantes. “Son instalaciones que han sufrido desde hace más de ocho años un fuerte proceso de desmantelamiento y falta de inversión”.

Actualmente en Amuay solo se produce 200 mil barriles diarios de una capacidad de 645 mil, y en Cardón 110 mil de 310 mil.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.