Raúl Yánez (Guayaquil), César Tóvar (Guayaquil), Daniel Lasso (Cuenca), Ramón Jiménez (Quito) Foto Rosimar Sánchez

Wilson Daniel Lasso es un médico ecuatoriano que trabaja en el sector público. Llegó a Valencia hace más de dos meses con la esperanza de explorar otras opciones de estudio en esta ciudad que le permitieran seguir formándose como profesional.

Todo estaba planificado: Arribó el 2 de marzo y su vuelo de regreso estaba pautado para el 15 de marzo. Pero no contaba con que a mediados de marzo se suspenderían los vuelos comerciales como parte del decreto de estado de alarma en Venezuela.

Desde entonces la incertidumbre acompaña los días de Lasso y los más de 100 ecuatorianos y venezolanos residentes en Ecuador, varados en el país desde hace más de 10 semanas cuando inició la cuarentena.

Lasso, residente de Cuenca,  tenías la esperanza de volver a su país puesta en el vuelo humanitario que habilitó la aerolínea Conviasa, fijado para este jueves 21 de mayo, el cual saldría del Aeropuerto Arturo Michelena de Valencia.

Todo se derrumbó cuando el miércoles 20 de mayo, a las 9:50 de la noche, recibió un correo electrónico con el asunto: cancelado el vuelo. No hubo motivos, ni explicación alguna.

Muchos pasajeros se habían trasladado desde Mérida, Trujillo, Falcón, Aragua, Portuguesa y otros estados hasta Valencia con la esperanza de montarse en el avión que los llevaría de vuelta a casa. “Muchos vinieron en camiones, con niños en brazos, gastaron sus últimos recursos para trasladarse y ahora estamos varados pidiendo ayuda”.

No tienen dinero para mantenerse en un país ajeno, sin empleo y en medio de la pandemia. Niños y adultos mayores son los más perjudicados. “Por favor, déjennos volver. Queremos regresar a casa”.

Empleos en jaque

Para Lasso, perder su empleo como médico en Ecuador es una de los escenarios que más le alarma. Su puesto de trabajo está en peligro tras incumplir el tiempo de permiso que le dieron para viajar. Tiene esposa e hijos y teme quedarse sin sustento.

Raúl Andrés Yanez tiene la misma inquietud. Es oficinista en Guayaquil, vino por 15 días a Valencia y ya lleva casi tres meses varado.

No tiene empleo y ha tenido que estirar su presupuesto para mantenerse pero ya no le quedan recursos ni siquiera para alimentarse.

Vuelos pagados

La situación de Ramón Jiménez es similar. En Quito dejó a su esposa, dos hijos y su suegra. Es ingeniero eléctrico y reside en Ecuador desde hace cinco años.

Jiménez aseveró que el gobierno ecuatoriano autorizó el vuelo para que las cientos de personas varadas regresaran a su país, por lo que la suspensión del vuelo de Conviasa los tomó por sorpresa.

Les habían comunicado que llegarían a Quito o Guayaquil, donde iban a permanecer en aislamiento preventivo durante 14 días para verificar que no estuviesen infectados con COVID-19.

Jiménez señaló que a pesar de ser un vuelo humanitario, no es un servicio gratis. “Para el caso desde Valencia – Caracas y Caracas – Quito el precio del pasaje fue de 410 dólares“.

Los ciudadanos exhortaron a la cancillería venezolana a resolver la problemática y brindarles asistencia a quienes ya no tienen cómo sostenerse.

El equipo de El Carabobeño se trasladó a la sede del consulado de Ecuador en Valencia pero las oficinas estaban cerradas.

El pasado 20 de mayo el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, anunció que cerraría consulados y oficinas diplomáticas en Venezuela, México e Irán debido al agravamiento de la crisis económica por la pandemia de COVID -19.

Consulado de Ecuador en Valencia Foto Rosimar Sánchez

Lee también: INAC extendió suspensión de vuelos hasta el 13 de junio




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.