Rubén Limas, secretario general de AD en Carabbo. (Cortesía)

La detención en Lecherías, estado Anzoátegui, de cuatro funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana de Carabobo con material estratégico hurtado obliga a una explicación del gobernador Rafael Lacava sobre la situación de este delito en Carabobo. El secretario general de Acción Democrática en la entidad, Rubén Limas, lo invitó a dejar las redes sociales e informar lo que realmente está pasando. “¿Si en Carabobo hubo unos detenidos por tráfico de cables, por qué no dan los nombres?”

Limas cree que hay que hacer más. Sobre el tema de la inseguridad, recordó un video que transmitió el gobernador Rafael Lacava en el que señalaba la captura de una banda que traficaba cables y material eléctrico hurtados en una ambulancia, y en el que se compromete a dar a conocer los nombres de los responsables.

Limas precisó que luego sobrevino un silencio inexplicable, ya que no se dieron a conocer los nombres de los presuntos ladrones de cables, así como mayor información sobre los galpones donde se habían encontrado los materiales robados. “Nosotros decíamos que el gobierno regional no había hecho más nada sobre el tema de los roba cables, hasta que nuevamente nos sorprende la noticia publicada en un diario local, que señala que la Policía del municipio Urbaneja, Lechería, estado Anzoátegui, detuvo a cuatro funcionarios vinculados a la Policía Nacional Bolivariana de Carabobo, con material estratégico”.

Entonces salta la interrogante, ¿Cómo los pudo detener la Policía de Lechería y no la de Carabobo? Esto lo que indica es que hay muchos cabos sueltos, sentenció Limas. Y advierte que al gobernador le corresponde aclarar a los carabobeños qué es lo que está pasando con el tema del tráfico de los roba cables.

Porque no es solamente la banda de los que los roban, sino también quién los comercializa. “¿A quién se lo venden?, ¿Quién o quienes lo distribuyen, dentro o fuera del país? Todo esto tenemos derecho a saberlo como afectados”.

Depuración de la PNB-Carabobo

Acerca de la detención del comisionado de la Policía Nacional Bolivariana en el estado Carabobo y ex comandante de la Policía del estado Aragua, Manuel Ulises Farías Valderrama, presuntamente vinculado a la banda del “Tren de Aragua” Rubén Limas señaló que este tipo de situaciones requiere de un tratamiento urgente, no solo del gobernador del estado sino del propio ministro Néstor Reverol, y de todos los cuerpos policiales.

Limas estimó que no solo deben avocarse al tema de la depuración, sino también a la profesionalización y mejoras socio-económicas, ya que actualmente los policías al igual que la población en general, la están pasando muy mal, y esto hace que se cometan este tipo de fechorías. Esto es un nivel mucho más allá, porque se trata de bandas organizadas que están actuando en todo el país, las cuales hay que desmantelar”, apuntó.

Servicios básicos precarios

Limas  condenó la extrema precariedad de los servicios básicos en Carabobo. Inició con el problema eléctrico, al reseñar que distintas comunidades del eje oriental (Guacara, San Joaquín, Diego Ibarra), tienen más de sesenta horas sin servicio eléctrico, sin olvidar a Puerto Cabello.

Sobre la asistencia de agua potable aseveró que en Carabobo se está consumiendo agua contaminada, lo que constituye una violación a los derechos humanos. “Yo se que el gobierno hace poco adelantó un trabajo para la depuración del agua en la planta Alejo Zuloaga, pero la comunidad sigue padeciendo porque la solución no llega”.

En cuanto al sector salud, Limas reconoció que la gobernación ha invertido en algunas áreas de infraestructura, como por ejemplo en la CHET y Prince Lara, pero de nuevo no es suficiente, porque los problemas de falta de insumo y medicamentos son altamente agudos.

Sobre el transporte, Limas detalló que la gobernación trató de resolverlo con unos autobuses (mal llamados trasndráculas), los cuales ya comienzan a pararse, porque son unidades que no están capacitadas para cubrir la alta demanda de pasajeros. “Y que de paso ya ellos traían una gran acumulación de horas de servicio, por lo que fueron desincorporados. Y por ello todavía seguimos viendo a gente montada en perreras”.

Y sobre la grave escasez del gas doméstico precisó que la situación es general en todo el estado, por lo que distintas comunidades pasan días y hasta meses sin este servicio, que incluso han tenido que volver a cocinar con leña.

En síntesis reconoce que los esfuerzos del gobierno de Carabobo para solventar la crisis de los servicios públicos resultan insuficientes por el alto grado de precariedad y abandono en el que se encuentran. Ve como positivo el reacondicionamiento del distribuidor San Blas, la dotación de patrullas y motos a la policía, pero advierte que esto es insuficiente, se necesitan respuestas más contundentes, más efectiva, menos propagandísticas. Olvidarnos un poquito de las redes sociales y del show, y ponerse a trabajar que es lo que verdaderamente necesitan los carabobeños y todo el país, para poder alcanzar un nivel de vida adecuado”, concretó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.