Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Cada vez es más difícil  asistir a los salones de clases de la Universidad de Carabobo (UC) que reinició actividades este lunes sin el servicio de comedor y con el transporte a medias, por deudas que se mantienen con los proveedores para las que el Gobierno no ha enviado los recursos correspondientes.

Desde hace dos años la demanda de platos de comida en la institución se ha incrementado, así como el uso de los autobuses. “El que no puede alimentarse en su casa recurre al almuerzo en el comedor, y quien no consigue efectivo necesita de la ruta universitaria para movilizarse”, señaló Albenys Colmenares, representante de la comunidad estudiantil.

Pero las condiciones no están dadas para satisfacer la necesidad de todos. Ramón Bravo, director del comedor, destacó que en 200% se ha incrementado la asistencia al lugar para comer de profesores y personal administrativo, “eso dice mucho de la crisis que estamos viviendo, porque antes se sentaban en nuestras mesas alumnos”. En números se trata de mil de seis mil 100 platos de comida los que se destinan a este personal.

La deuda que mantiene desde noviembre la UC con sus proveedores, quienes se niegan a despachar hasta que sea honrada, es de 900 millones de bolívares. “Eso es poco menos de 10 mil dólares que para cualquier venezolano es mucho, pero vemos que eso es lo que cuesta un reloj de los que tiene cualquier ministro o funcionario del gobierno”.

La movilización tampoco está garantizada. Solo 21 unidades cuenta la UC de al menos 80 que requieren, al calcular dos o tres autobuses por cada una de las 27 rutas establecidas. “Con eso se comienzan las clases, pero podemos tener problemas porque son unidades muy viejas que pueden pararse y los talleres no nos están aceptando más vehículos porque se les debe más de mil millones de bolívares, y si no pagamos esa deuda, las unidades mermarán mucho más en la medida que avance el semestre”, señaló Onaldo Sifonte, director de transporte de la institución.

En nota de prensa, la rectora de la UC, Jessy Divo de Romero, destacó que desde la pasada semana, tanto las autoridades como los diferentes gremios, han tenido reuniones para evaluar y constatar la situación real como inicia el 2018 la institución, tomando en cuenta que por primera vez en nueve años, se presenta una insuficiencia presupuestaria tan importante. “No pudimos cumplir con los prestadores de servicio y proveedores, en áreas tan vitales e importantes como el comedor, telefonía y mantenimiento”.

Hasta diciembre, los cálculos de la dirigencia estudiantil daban cuenta de una deserción de alumnos de 50% y de 35% de los profesores. “Una cifra que alarma pero que se corresponde con la realidad económica del país”, dijo Colmenares.

Este lunes, las facultades de Ingeniería y Ciencia y Tecnología, fueron las que presentaron una mayor presencia de estudiantes en sus espacios, por el hecho de darse en ellas, la continuidad de su régimen semestral.

Las facultades de Ciencias de la Salud y Ciencias Económicas y Sociales, también reactivaron sus períodos lectivos, aunque con menor asistencia que en las anteriores, tanto en los campus de Bárbula como de La Morita. La misma situación se presentó este lunes en la Facultad de Odontología.

En el caso de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, las escuelas de Ciencias Fiscales y Estudios Políticos, reiniciaron este lunes sus períodos semestrales con normalidad; mientras que Derecho hará lo propio a partir del 19 de febrero, toda vez que el proceso de inscripciones para el período I-2018, se llevará a cabo entre los días 22 y 29 de enero.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.