15 agosto 2012

Seguridad aeroportuaria nocturna no está garantizada

El avión que despegó de Valencia llegó a las islas Canarias. (Foto EFE)

Daniel Pabón | dpabon@el-carabobeno.com

El despegue sin obstáculo alguno de un avión cargado con más de una tonelada de cocaína por la pista del Aeropuerto Internacional Arturo Michelena (AIAM), evidencia que la Guardia Nacional y la autoridad aeronáutica no garantizan la seguridad nocturna en la plaza valenciana.

Los militares deben garantizar la seguridad aeroportuaria las 24 horas y, el Instituto Nacional de Aviación Civil, el control del tráfico aéreo, afirmó el general retirado (GN) Humberto Seijas Pittaluga, primer presidente que tuvo el Instituto de Aeropuertos de Carabobo cuando el gobierno regional adquirió esa responsabilidad, en 1991, sin saber que la perdería 18 años después.

La vigilancia de los aeródromos por parte de la GN está contemplada en el artículo 42 de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional. Además, en el caso de Valencia hay convenios firmados entre la autoridad aeroportuaria y el Coredos, agregó Seijas Pittaluga.

El encendido y movilización ilegal del avión privado de dos turbinas, desde su lugar de parqueo hasta la cabeza de pista del AIAM, debió generar un ruido superior a 100 decibelios capaz de romper el silencio de las 2:26 de la madrugada el domingo pasado. A escasos 40 metros queda el puesto de los uniformados.

Toda aeronave necesita permiso de la torre de control para despegar. Pero esta lo logró con el aeropuerto cerrado, sin autorización ni luces de balizaje en la pista. En caso de rutas nacionales el plan de vuelo se transmite de manera verbal. Para destinos internacionales, como era el caso, debió ser presentado por escrito al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil a fin de recibir el permiso correspondiente.

Los tres tripulantes y la pasajera que desde Valencia se desvió a Madrid provenían de Trinidad y Tobago, aunque su plan de vuelo mostraba que venían de Granada. En esta ciudad habrían presentado otro hacia Brasil, con despegue previsto para las 6:00 de la mañana.

Tonelada de cocaína

El avión interceptado el lunes por la policía española en el aeropuerto de la isla de Gran Canaria, tras los avisos de Venezuela a la Interpol por “secuestro y presunto robo”, transportaba más de una tonelada de cocaína camuflada como ayuda humanitaria, confirmaron fuentes judiciales este martes a Efe.

El diario español Canarias 7 amplió que el piloto es de origen colombiano y que serían 1.400 los kilos de gran pureza encontrados en bolsas con el logo de Cruz Roja. La cifra equivale a una quinta parte del total de estupefacientes (7 toneladas) incautadas en el país el año pasado, según la Memoria y Cuenta 2011 del Ministerio de Interior.

Por infringir disposiciones, la Ley de Aeronáutica Civil de Venezuela establece sanciones de hasta 450 mil bolívares, prisión de seis a 10 años y revocatoria de licencia al piloto. En España, de momento se imputó a los tripulantes el delito de tráfico de drogas.

Resulta difícil que una cantidad tal pueda pasar desapercibida durante el chequeo que debió hacerse a la aeronave, opinó el abogado y especialista en Ciencias Penales y Criminológicas, Francisco Javier Gorriño, para quien este hecho ratifica a Venezuela como un puente clave del narcotráfico. “Los controles en otros países sí funcionan. Que aquí fallen sigue fortaleciendo esta idea”.

En países como México, el artículo 152 del reglamento de la Ley de Aeropuertos indica que deben someterse a revisión incluso los miembros de la tripulación. Las revisiones por parte de empresas de seguridad privada incluyen búsquedas hasta en los filtros de los aviones.

Herencias del centralismo

Al anunciar la noticia el ministro de Interior, Tareck El Aissami, culpó al Gobierno de Carabobo de ser cómplice del narcotráfico. “Es lamentable que nuevamente sea este estado el epicentro de las mafias, porque aquí operan con impunidad”, fustigó el lunes desde Valencia.

Seijas Pittaluga, quien ha ejercido la Secretaría de Gobierno, tachó de irresponsables las declaraciones del alto funcionario. “Trató de sacudirse a sombrerazos una cuota que corresponde a organismos nacionales”. Y es que nada en el Arturo Michelena es de competencia regional desde la reversión de funciones aeroportuarias hacia el poder central, decretada el 17 de marzo de 2009.

El presidente Chávez confesó en cadena nacional que habló telefónicamente con un uniformado detenido por el caso. Entre los 28 privados de libertad, asomó, se encuentran además de guardias nacionales, funcionarios del aeropuerto y personas supuestamente vinculadas al Gobierno de Carabobo. “Las mafias los corrompen. Les ofrecen dinero y algunos no tienen valores”, dijo al pedir que caiga sobre ellos el peso de la ley.

MP investiga

La Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, informó que el Ministerio Público desplegó un equipo conformado por el director general contra la Delincuencia Organizada, Alejandro Castillo, quien conjuntamente con la fiscal 3º nacional, Eylin Ruiz, y los fiscales 5º y 13º de Carabobo, Analí Aguilar y Asdrúbal Durán, respectivamente, coordinan las primeras diligencias de investigación.

Entre los detenidos, reveló, se encuentra uno de los principales accionistas de una empresa que presta servicio de aviación civil. Este martes los 7 militares y 21 civiles implicados fueron presentados ante un tribunal de control en Valencia, aseguró Últimas Noticias en su sitio web.

Salas: Organismos dependen del Gobierno

El gobernador Henrique Fernando Salas le recordó al ministro de Interior, Tarek El Aissami, que “quien escupe para arriba le cae la saliva en la cara”. La sentencia se debe a que el ministro quiso responsabilizar al gobierno de Carabobo del caso del avión que salió del aeropuerto de Valencia. Salas considera que con esas declaraciones, El Aissami se escupió a sí mismo, porque él representa al Gobierno que maneja el aeropuerto, la aduana, que administra el combustible para los aviones y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional. “El Gobierno Nacional maneja el Cicpc, el espacio aéreo venezolano y la Oficina Nacional Antidrogas (ONA). Además, casi todos los organismos nacionales dependen del Ministerio de Relaciones Interiores y de Justicia”. El mandatario regional manifestó que lo afirmado por El Aissami le recuerda el cuento del ladrón, que con lo que se robó en la mano grita “allá va el ladrón, allá va el ladrón”, para que no se fijen en él. “Así que está escupiendo para arriba”. Fuentes extraoficiales informaron que quedó totalmente prohibido ofrecer declaraciones a los medios de comunicación sobre el caso. El Destacamento 24 de la Guardia Nacional Bolivariana, prohibió el acceso a sus instalaciones a los periodistas. El comandante del D-24, coronel Luis Chávez Arroyo, comentó que no tenía información y despachó a la prensa hacia la salida. Destacó que ninguna persona está en capacidad para ofrecer detalles sobre lo sucedido, luego de que el ministro El Aissami, llegara a la entidad para ofrecer declaraciones. (AF|LP)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.