Foto cortesía de: Efecto Cocuyo.

Fueron las ilusiones de 120 niños de entre 0 y 17 años las que quedaron pisoteadas luego que el pasado viernes funcionarios de migración en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, estado Vargas, anularan sus pasaportes cuando estaban a horas de reencontrarse con sus familiares en Perú.

Isabel Pérez, licenciada en servicios sociales y miembro de la ONG Unión Venezolana en Perú encargada del traslado de los menores, afirmó que esto era una estrategia política contra los familiares de Oscar Pérez, puesto que dos de las parientes del político qie conformaban la organización (Martha y Georgina Pérez), pasaron a manos de la justicia junto a José Miguel Román y Meudis Bolívar, a quienes la Fiscalía acusa de agavillamiento, asociación para delinquir, forjamiento de documentos y trata de personas.

La declarante no olvida el llanto de los niños. “Muchos ya habían abordado el avión”, dijo la mujer quien afirmó que en todo momento se siguieron los pasos pertinentes. “Ellos contaban con su poder notariado para viajar”. Sin embargo, los funcionarios alegaron que esos niños serían utilizados en trata de blancas.

Para la mujer son indignantes los alegatos de los uniformados porque para ella no es posible que alguien trafique los órganos o prostituya a una niña cuadrapléjica a la que dejaron por horas en el suelo, debido a que no contaban con sillas de ruedas. Además no puede creer la falta de seriedad que a su juicio tiene la actuación de los fiscales y del mismo presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, quien supuestamente envió mensajes por Whatsapp para informar que no se les podía condenar sólo por el delito de manipulación de documentos, sino que debían añadirles otros delitos.

A su parecer, la mayoría de los niños quedaron en un limbo emocional por lo ocurrido. Es una nueva ruptura la que sufren puesto que durante el último mes y medio se les dijo que podrían pasar las navidades con sus padres, a quienes no ven desde su partida hace ocho meses o hasta dos años según el caso y que además cooperaron para el pago del boleto, dijo.

Debido a la sensibilidad y rebeldía por la que estos jóvenes sufren debido a la distancia se les dijo que el avión había tenido problemas por lo que el vuelo se retrasaba lo que será una excusa que no durará mucho tiempo porque las fallas no son eternas.

La ONG, presidida por Oscar Pérez, cuenta con más de 1.000 personas adscritas y tiene como misión el organizar reencuentros entre venezolanos exiliados en Perú de forma voluntaria y sus hijos a quienes tuvieron que dejar debido a la dificultad económica que representa en Venezuela comprar un pasaje a Perú.

Sobre el dinero recolectado, Isabel Pérez afirmó que todo se realizó con mucho esfuerzo gracias a colectas y verbenas. Algunos niños viajaron con antelación debido que habían casos de jóvenes diabéticos que se veían en peligro por la escasez de medicamentos.

A las 4:00 p.m. los niños fueron confinados en migración por alrededor de ocho horas, donde no recibieron hidratación ni el trato digno por parte de miembros del Consejo de Protección del Niño, Niña y Adolescente, porque al parecer no contaban con los recursos y mucho menos con la planificación. Acción que Pérez deploró.

“Yo quisiera saber Tarek William Saab, que dices ser el gran defensor de los Derechos Humanos, dónde quedan estos niños distanciados de sus padres. Es un nuevo trauma”, expresó.

Los 120 niños provienen de diferentes estados del país, ocho de ellos, de la capital. Una de las pequeñas llevaba consigo un almanaque que tachaba día a día para recordar que el encuentro con su mamá estaba más cerca.

El Ministerio Público ha comenzado una búsqueda en los hogares de los niños para encontrar documentación que avale que esos niños no iban a ser víctimas de algún tipo de tráfico, pero Pérez insiste en que todo esto es parte de un ensañamiento contra la ONG y Oscar Pérez.

A pesar de la imputación, la esposa e hija de Oscar Pérez y dos voluntarios de la ONG Unión Venezolana en Perú quedaron en libertad con medidas cautelares este domingo en la tarde.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.