Así como también ha ocurrido con otras patologías crónicas, en Venezuela se volvió a 20 años atrás en el tratamiento de la diabetes. Cuando ya hace 3 años estábamos en los estándares mundiales con las nuevas terapias como los análogos de insulina a través de dispositivos tipos lapiceros, se volvió a patrones antiguos con el cada vez uso recurrente de la insulina tipo NPH cristalina.

Situación que enlentece y desmejora la calidad de vida de los pacientes con esta condición en el país, donde los casos de diabetes ha aumentado en un 10 por ciento en la tipo 2, la adquirida por malos hábitos de estilo de vida, informó la doctora Katushka Carreño, endocrinólogo, intensivista e internista, durante una entrevista en el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes, de 11:30 a 12:30pm.

La diabetes es una enfermedad en la cual los niveles de glucosa en la sangre están por encima de lo normal. La mayor parte de los alimentos que consumimos se transforman en glucosa, o azúcar, que es utilizada por el cuerpo para generar energía. El páncreas, un órgano que se encuentra cerca del estómago, produce una hormona llamada insulina para facilitar el transporte de la glucosa a las células del organismo. Cuando se sufre de diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina (tipo 1) o no puede utilizar su propia insulina adecuadamente (tipo 2). Esto causa que el azúcar se acumule en la sangre.

Patología que se ha convertido en la segunda causa de muerte en el mundo, después de las enfermedades cardiovasculares. Y según un reciente estudio de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, en nuestro país se ubica en el tercer lugar, pero es la segunda causa de morbimortalidad en los pacientes hospitalizados.

Además, en Venezuela existe cerca de 2 millones y medio de personas con esta condición, pero 8 millones de la población estaría en riesgo de contraerla, por las condiciones socioeconómicas del país, debido a la mala calidad de la alimentación y otros factores de riesgos modificables que prevalecen en la sociedad, como el sedentarismo, aunque ha disminuido la obesidad.

Pero lo importante, expresó la doctora Carreño, es que las personas tengan conciencia de esta enfermedad que aunque tenga cierta predisposición hereditaria, se puede prevenir o retardar su aparición, con cambios en el estilo de vida. “No necesariamente, las personas deben eliminar los carbohidratos, sino limitar su ingesta. Solo se debe ingerir un carbohidrato por cada comida principal, es decir las personas con esta condición muy bien pueden almorzar arroz y granos, más algunos vegetales. Lo que no debe es mezclar arroz más plátanos fritos o pan. También caminar por lo menos 45 minutos al día de lunes a viernes”.

Otro dato revelador aportado por la doctora Carreño, es que solo en el primer trimestre de este año atendieron 5 mil pacientes con esta condición, en el servicio de endocrinología de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera. Pero, la gran mayoría de la tipo 2 y con complicaciones en los pies, hasta el punto de requerir amputaciones, aparte con afecciones cardiovasculares. Los hombres aparecen con mayores complicaciones.

El 40 por ciento de los casos presentan, además, insuficiencia renal, informó la especialista.

En un reciente estudio de una tesis de grado de la Universidad de Carabobo, realizado en la Chet, también habría revelado que las personas que llegan a este centro hospitalario con complicaciones muy avanzadas, habían dejado de controlarse la enfermedad. “Lamentable, cuando se trata de una condición patológica controlable, de la cual nadie muere por esta afección sino de las complicaciones, de las cuales llegan de todo tipo en la Chet, desde retinopatías (cegueras) hasta el pie diábetico”.

También, otra situación es el incremento de la diabetes tipo 1 en los niños, también en aumento, con la que se nace. “Toda esta situación llama la atención, cuando los medicamentos cada vez son más inaccesibles y costosos, por lo que es recomendable que las personas acudan al sistema de red pública, para adquirir los que están disponibles, así estén desfasados”.

Buscar alimentarse con lo que poco se halle, pero combinarlos de la mejor manera balanceada, en que solo haya un carbohidrato y más vegetales, realizar caminatas, como buscar otras actividades de entretenimiento, recomendó la doctora Carreño para prevenir esta patología crónica degenerativa, pero controlable.

Más detalles de la entrevista completa por nuestra página web  www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube, colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.