COMPARTE


En la calle se formó un enorme hueco por donde corren las aguas negras. (Foto José López)

Cindy Rodríguez Terán || [email protected]

Más de 300 familias que habitan en la calle Plaza de Rancho Grande en Puerto Cabello llevan dos meses sufriendo una serie de males consecuencias de una tubería de aguas servidas que colapsó y constantemente inunda gran parte de la vía pública.

Cansados de promesas sin resultados un grupo de habitantes de las calles 29, 30 y 31, quienes son los más afectados, enviaron un comunicado a la municipalidad donde explicaron que debido a la acumulación de aguas negras en la vía principal se empezó a hundir el pavimento y trajo como resultado un enorme hueco donde ya cayó una camioneta, cuyo conductor no se percató de la problemática.

El hueco era más pequeño, se empezó a formar cuando el pavimento fue cediendo poco a poco debido a esta situación, pero el conductor de una camioneta no lo vio y cayó en la rotura, por lo que ahora es mucho más grande y nos hemos visto en la necesidad de poner el tronco de un árbol como señal para todos los vehículos que transitan a diario por esta vía que es bastante transitada, relató Dayanira Quiroz, residente de la vivienda frente al pozo de putrefacción.

Dentro del enorme hueco, las aguas negras corren como una cascada, lo que empeora más cuando llueve porque se desbordan, lo que genera una laguna que abarca lo ancho de la carretera y permanece durante varios días estancadas. Esto empeora cuando le da el sol porque el olor es insoportable para los residentes, indicó la ciudadana.

Los vecinos no se han quedado de brazos cruzados ante la problemática, en el mes de diciembre presionaron a la Compañía Anónima Hidrocentro para que se abocara a la solución pero la respuesta que encontraron es que no había presupuesto para el trabajo requerido en esa zona. Posteriormente se dirigieron hasta el Instituto para la Protección del Medio Ambiente y consiguieron que les destaparan una tanquilla con el camión hidrojet.

Esto se convirtió en una solución temporal porque al cabo de unos días el problema persistió y las familias se vieron obligadas a pasar el mes de diciembre con la impotencia de presenciar cómo adultos y niños sufrieron de enfermedades respiratorias, digestivas y de la piel, producto de las aguas negras estancadas. Incluso los que están en el epicentro del problema, como Quiroz, han tenido que abandonar sus residencias por varios días.

Protesta en la calle

Los afectados detallaron que en el mes de noviembre como medida de seguridad para los vehículos que transitan por aquí, así como método de protesta para ser tomados en cuentas por las autoridades trancaron la calle. pero la única reacción que encontraron fue por parte de la policía que llegó al sitio a desalojarlos, sin prestar atención a los problemas y sin mostrar algún tipo de interés en ayudarlos.

Con este llamado de atención los vecinos esperan ser tomados en cuenta dentro del presupuesto municipal para que se pueda solucionar este problema que preocupa a más del 60% de las comunidades de la jurisdicción porteña, pero que se ha convertido en una realidad muda en todas las sesiones de la Cámara Municipal.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.