COMPARTE

Los trastornos del espectro autista y por déficit de atención con hiperactividad, englobados en la discapacidad intelectual, representan cerca del 70 por ciento de las personas discapacitadas, seguidos por los de problemas motores. Sin embargo, no quiere decir que no sean funcionales o útiles a la sociedad. Con amor y entrega se les puede reforzar sus potencialidades.

Zulmary Morgado, psicóloga clínica y directora del Centro Especial Motores de Amor (CEMA), en el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de 11:30 a 12:30pm., explicó que el término discapacidad implica limitación de alguna facultad física o mental que dificulta el desarrollo normal de una persona, pero ello no implica que sean menos o más importantes, sino que son seres especiales, únicos e irrepetible como todo ser humano. Y puede haber discapacidad visual, auditiva, motora y cognitiva.

Cualquier especialista dedicado a estas áreas puede calificar o diagnosticar a estas personas. Aunque en Venezuela, el Consejo Nacional de Personas Discapacidad certifica a estos individuos, de acuerdo al grado discapacitante: leve, moderado o severo, según criterios de los expertos.

Para abordar estas personas, uno de los profesionales vitales es el sicólogo, porque es quien le brindará esa linterna que lo acompañará en el camino del entendimiento del caso, reforzándole su autoestima y otros valores sicoemocionales. Y ese abordaje global, es la propuesta de CEMA. Se base en que no solo hay que tratar al individuo, sino a la familia completa: a ese padre especial, al hermano especial, a la madre especial, porque todos ellos perciben la discapacidad desde diferentes perspectivas, explicó.

Zulmary reveló que se inclinó por esta disciplina a raíz de su propio testimonio. Ella nació con dadtilia (una malformación congénita de los dedos en su caso de una mano). Y desde pequeña observó cómo a su madre le había costado superar el duelo de esta patología. “Y con el tiempo, llegué a comprender que había mucha desinformación y que las familias con personas discapacitadas deberían contar con grupos de apoyos para sobrellevar esta situación”.

Y también una de las estrategias sicoterapeúticas del grupo CEMA son los grupos de apoyo, porque en esta dinámica igual repercute el apoyo sicológico. Cuando se comparten experiencias semejantes con otras personas con la misma situación tiende a generarse una sensación de alivio y de comprensión. Entonces, como padres pueden darse cuenta que el problema no es tan grande como pensaban en comparación con otros pares.

-Esta interacción les puede servir para que ellos mismos elaboren su propio proceso terapéutico. Se llama “psicoeducación”, que a través de sus propias estrategias logren entender lo que están pasando, agregó la especialista.

Es que cada caso es muy particular y se evalúa distinto, de acuerdo a la composición de la familia, porque la familia es como una identidad o institución, donde se crean valores, principios, con una dinámica propia.

Y así el niño tenga la edad que tenga, tiene que ir a terapia junto con su familia. “Nunca es tarde. Claro mientras a más temprana edad mejores resultados, por ejemplo un niño con síndrome de down que llegue a los 14 años con problemas de control de esfínteres no va a ser igual que uno de tres años. Entonces, hay que trabajar con la ansiedad de los padres para que reconozcan que hay un tiempo que pasó, pero que no todo está perdido”.

Morgado es de las que se inclinan a que no se le deben sobreproteger o facilitarles las tareas; más bien enseñarles que a pesar de su condición son funcionales, útiles. Por lo tanto, no está bien que los padres le hagan lo que según la condición del individuo no puede hacer. Por ejemplo, si el niño está en una silla de ruedas tiene una limitación física, pero no cognitiva y puede realizar ciertas actividades. Es allí, en que la familia tiene que ser parte de este proceso integrador, de forma positiva, en base al amor.

Pero, ocurre que a veces que desde el amor se exagera con decir “no quiero que te hagas daño o te cortes”, o “no pases por este lado”; cuando si hay un mundo afuera que quizás tenga ciertos peligros para su integridad más bien hay que capacitarlos a ellos para que sepan enfrentarlo. Implica decirles: “vamos a fortalecer bien aquellos aspectos que sabes hacer bien, pero desde tu forma única y especial que eres”.

Aunque la ansiedad y el miedo por el futuro del niño, es lo que caracteriza a  la mayoría de las familias que llegan al centro, manifestó la especialista, porque quieren que el niño si no habla que lo haga rápido. “Y no es así, es un proceso. Como también, hay familias que quieren intentar todo al mismo tiempo, como meterlo en equinoterapia, en natación y terapias alternativas y lo que hacen es asfixiar a la persona con discapacidad. Se trata de un programa estructurado de acuerdo al nivel del joven. No hay terapias ni pastillas mágicas, sino que se establece un plan a cierto tiempo que hasta puede ser tentativo. De pronto, el chico gana una conducta en tres meses, como puede pasar que en el transcurso de un mes la pierda. Es parte del mundo especial y el terapeuta tiene que reinventarse para lograr restablecer la ganancia, la cual si es posible”.

En cuanto al perfil de los chicos con discapacidad, Morgado diferenció que los que tienen sindrome de down tienden a ser muy amorosos y trabajadores. Pero, también se encuentran con todo lo contrario: algunos con ciertas características violentas, lo cual no es indicativo que sean malos, sino que pueden ser conductas reforzadas en casa o que tengan algún disgusto que les genera esa actitud.

Por ello, la importancia de crear ese equilibrio psíquico en estas personas, para que estén en bienestar, en armonía con la vida y, en consecuencia, su familia también estén sanas. Que no se carguen de tristeza, de estrés o de ansiedad, porque sino la dinámica familiar será tormentosa y agotante. “La idea es que vean la discapacidad desde otra perspectiva, no desde la carga que vino a acabar con mi familia, sino qué vino a mostrarme, cuál es ese mensaje. Quizás a trabajar con más constancia, amor y entrega hacia mi hijo y por los demás”.

La discapacidad desde el optimismo o el papel de víctima

Y hay quienes viven la discapacidad desde el optimismo, como otros desde el papel de la víctima. Los primeros son personas resilientes -que afrontan las dificultades y salen fortalecidas-, mientras las segundas tienden a quedarse ancladas a que “yo no puedo” porque se tiene determinada limitación, cuando todos tienen un potencial a explotar.

Para sacarle provecho a estas circunstancias, el centro CEMA se basa en estrategias sicoeducativas como el reforzamiento de la inteligencia múltiple. Concepto dado por Howard Garnes, que hay diversos tipos de inteligencia: la lingüistica, la del tacto, la naturalista, la musical, la matemática, intrapersonal, la abstracta.

¿Y cómo se vincula con las personas con discapacidad? En que se le busca reforzar aquellas potencialidades que tengan. De pronto, un niño con déficit de atención tenga inteligencia musical, y esa dificultad que tiene para concentrarse se puede lograr potenciar a través del disfrute de la música.

Hacia este cometido, alentó la especialista que para lograrlo los padres deben entender que no es tan fácil, pero si es posible a través del acompañamiento, con amor, entrega y preparación. Al igual, que es importante que los profesionales encargados de atender a las personas con discapacidad, se preparen adecuadamente porque quizás hay chicos con estas condiciones que están en una aula sin hacer nada.

Mayores detalles de la entrevista completa, por nuestra página web www.el-carabobeno.com, o por nuestro canal youtube colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna.

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.