AFP

La amenaza de un estallido social acecha a Venezuela, país
que se encuentra bajo un estado de excepción dictado por el presidente Nicolás
Maduro en medio de una creciente ira popular por el colapso de la economía.

“Se sabe que llega una crisis”, comentó un
funcionario de inteligencia estadounidense citado el viernes por el diario The
Washington Post.

Esto es lo que está ocurriendo y qué podría pasar:

¿Qué es el estado de excepción?

Este nuevo decreto es “más completo, más integral, de
protección de nuestro pueblo, de garantía de paz, de garantía de estabilidad,
que nos permita durante este mes de mayo, junio, julio, y toda la extensión que
vamos a hacer constitucionalmente durante el año 2016 y seguramente durante el
año 2017, recuperar la capacidad productiva”, dijo Maduro.

Pero en el marco del decreto, el mandatario ordenó realizar
el próximo sábado ejercicios militares para afrontar lo que denunció como una
amenaza externa -refiriéndose a Estados Unidos- en la que justificó la
imposición del estado de excepción.

La Fuerza Armada venezolana emitió un comunicado el sábado
para expresar “su más firme y categórico rechazo a la sistemática campaña
de desprestigio y provocación orquestada desde el exterior”.

Maduro también anunció que su gobierno tomará las fábricas
paralizadas y apresará a sus dueños, que a su vez se quejan de que no tienen
insumos para producir.

¿Qué tan grave es la situación económica?

Las proyecciones de inflación para este año ascienden a
700%, la más elevada del mundo. La economía se contrajo 5,7% en 2015 y lo hará
aún más este año.

En el país con las mayores reservas de crudo del mundo y
dependiente de las importaciones, la debacle significa la escasez de más de dos
tercios de alimentos y medicinas, a lo que se suman los cortes cotidianos de
agua y luz, y una violencia galopante.

Con los precios del crudo a una tercera parte de lo que
estaban hace apenas 2 años, los ingresos de Venezuela se han desplomado y se
está quedando sin dinero.

Pese a que aún cumple con sus compromisos de deuda, se espera
que en unos meses entre en default.

¿Disturbios?

Ha habido protestas, tanto en contra como a favor del
gobierno. También ha habido informes de saqueos y el enorme descontento que
genera el racionamiento de la energía eléctrica ante una severa crisis
energética.

Hasta el momento, no hay un conflicto abierto en las calles,
pero crecen los temores de un estallido social.

Para mantener el orden, Maduro cuenta con la policía y el
ejército. También hay grupos motorizados pro-gubernamentales que reprimen las
protestas, a menudo en forma violenta.

Maduro, impopular, resiste

El presidente venezolano es impopular. Según la firma
Datanálisis, siete de cada diez ciudadanos reprueban su gestión.

Pero Maduro ha desestimado intentos de la oposición de
alejarlo del poder a través de un referendo revocatorio, en tanto el Consejo
Nacional Electoral (CNE) y el Tribunal Supremo de Justicia (STJ) han puesto
obstáculos en el proceso.

Maduro insiste en que terminará su mandato, que expira en
2019.

No hay señales de vacilación en el apoyo a Maduro de las
Fuerzas Armadas, de las que surgió y a las que aclamó Hugo Chávez, el
carismático predecesor y mentor del actual mandatario.

¿Qué podría ocurrir?

Estados Unidos, con su historial de manipulaciones políticas
en América Latina durante la Guerra Fría, ha evitado hacer comentarios públicos
sobre la crisis venezolana.

Pero un alto funcionario de inteligencia dijo a la prensa el
viernes que “se puede oír el crujido del hielo”.

El propio Maduro sigue la retórica anti-estadounidense que
aplicaba Chávez, y achaca los males que atraviesa a conspiraciones orquestadas
por Washington.

La oposición advirtió que el estado de excepción decretado
por Maduro y sus tácticas de mano dura para evitar un referendo revocatorio
aumentaban la exasperación social y que no celebrar la consulta podría llevar a
un estallido.

Los analistas y observadores especulan sobre los siguientes
escenarios: una rebelión pública, un golpe militar, o un gobierno de Maduro
cada vez más autoritario para mantener a raya el conflicto y mantenerse en el
poder.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.