COMPARTE


Sandra Duque, estudiante. (Foto Andrews Abreu)

Gabriela Espinoza F. / Yuraidith González

A mediados de 1812 el secretario de Estado de Estados Unidos Daniel Webster definía “la paz” como: Libertad de guerra; un tratado o acuerdo para terminar esta ofensiva, además de un estado de mente sereno que lleva a la tranquilidad.

En su forma más pura, la paz es silencio interno lleno del poder de la verdad. El sociólogo Manuel Barreto citó que es la principal característica más destacada de una sociedad civilizada, y el carácter puede verse a través de la conciencia colectiva de sus miembros. Al celebrase el Día Internacional de la Paz este domingo 21 de septiembre recordó el aforismo “no hay paz si no hay justicia”. Para el especialista, la ley requiere del aporte de la razón, una vez que haya asumido su manera de ser limitada.

La lucha continúa entre habitantes por conseguir el poder en cualquiera de las áreas, Barreto las atribuyó a la escasez de valores, no sólo en el ámbito de la política, sino también en las esferas de la moral pública y la convivencia social, frente a un gobierno que trata de implementar un sistema militarista que busca uniformar no sólo a los estudiantes, sino también sus ideas.

Para Manuel Barreto, este Gobierno está dirigido por una nomenclatura formada en y para la violencia, la represión y el fomento de odios y resentimientos, además de vociferar la paz como objetivo de patria; mientras que desde el Ejecutivo se acusa de informar de una guerra bacteriológica y psicológica.

Algunas personas consultadas manifestaron que mientras el Gobierno busque responsabilizar a otros se dificultará el gozo de contar con una sociedad que se mantenga en equilibrio. Meditar sobre lo que sucede cada día es la recomendación de la estudiante Sandra Duque, quien considera que las personas han perdido la sensibilidad ante las hechos que se registran en el país.

Para la educadora Neyda Hernández, la paz se traduce en tranquilidad interior para así llevarla al resto de las personas que conviven a su alrededor. Estima que en Venezuela es difícil ejecutarla ante las preocupaciones que enfrentan los individuos por las cargas económicas, las cuales a su parecer pueden ocasionar problemas psicológicos por la angustia de saber sobre el destino de esta nación.

El también profesor de la Universidad de Carabobo, Manuel Barreto, considera necesario ceder para solidificar la paz y no volverse frente al sempiterno llamado a la violencia, y para mantenerse en el derecho a no tener enemigos. Sin embargo afirma que esto supone un gran esfuerzo, porque la reconciliación a menudo comporta estar dispuestos a absorber el mal y el terror para que termine la espiral de agresiones.

Criminalizar la protesta viola derechos humanos

Colocar la existencia y la prominencia de los derechos humanos por encima de las diferencias sociales y políticas, sería lograr un clima de paz en el país. Debe cesar la criminalización de la protesta para alcanzar un mayor entendimiento en Venezuela, esa es una materia que le corresponde al Gobierno nacional.

El abogado del centro de derechos humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, Nizar El Fakih, expresó la importancia de los derechos humanos más allá de toda la conflictividad social.

Si entendemos la existencia de los derechos humanos por encima de las diferencias políticas se lograría un verdadero concilio de la paz en el país.

Criminalizar la protesta trae consecuencias. En las cárceles del país hay hacinamiento, según el coordinador del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Humberto Prado.

Las condiciones en las que se encuentra la mayoría de los privados de libertad, sea por participar en una protesta en contra del Gobierno nacional o cualquier delito, vulnera los derechos humanos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.