COMPARTE


En 2014 el sector protagonizó muchas concentraciones. (Foto Archivo/El Carabobeño)

Litzy Sanz Nava || lsanz@el-carabobeno.com

Tal y como se plasmara en la primera entrega de este resumen, el 2014 transcurrió entre apagones y luchas laborales para la industria eléctrica nacional. El asesor internacional de plantas para generación masiva, José Aguilar, reiteró en sus declaraciones una severa advertencia: para enero y febrero del venidero año 2015, el escenario será aún más difícil para los más de 30 millones de usuarios venezolanos.

También condenó la intención del Gobierno de satanizar a sus trabajadores de Corpoelec en su intención de responsabilizarlos por algunas de las fallas y acusarlos de saboteadores.

Para este 2014 en la querella que mantiene en su histórico este importante sector laboral, también privaron las denuncias sobre los atropellos en contra de los trabajadores tercerizados y el personal jubilado.

El único delito cometido por estos señores es defender sus derechos y desenmascarar la pésima gestión de las autoridades a cargo de este importante sector del país, apunto el experto.

El pasado 12 de diciembre, Abel Guzmán secretario general del sindicato de Corpoelec en Carabobo, aseguró que no cuentan con unidades de transporte para responder a las comunidades y que tampoco tienen transformadores. El sindicalista dijo que los problemas del sistema eléctrico en Carabobo son culpa de las autoridades de Corpoelec.

Guzmán recordó también que las instalaciones no cuentan con la capacidad para atender la gran demanda del país, pues debería tenerse unos 30 mil megavatios, pero solo se están generando 20 mil, pese a que se han construido algunas plantas. Lo que pasa es que las nuevas edificaciones no van en paralelo con el consumo que hay, aclaró.

Las confrontaciones entre los trabajadores del sector eléctrico nacional y su patrono la estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), tienen un histórico que además del incumplimiento de varias cláusulas contractuales y la mora para honrar sus deberes formales, se destaca por señalamientos en contra de la fuerza laboral como autora material de actos de sabotaje que propician los constantes apagones.

La deuda de esos compromisos laborales pendientes por años, incluye el proceso para la inscripción de nuevos aspirantes a cursar estudios en el Centro de Formación Profesional Germán Celis Sauné, antigua Escuela de Cadafe, que durante 49 años, ha sido el responsable de educar a más de ocho mil trabajadores de industria eléctrica venezolana, a través de unas 80 promociones.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.