COMPARTE

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

lborrero@el-carabobeno.com

Las fronteras se quedaron cortas. Más de dos millones de carabobeños están afectados. La calidad del agua en la región es una preocupación “Este es el problema más grande de negligencia internacional y más grave de América”. El próximo 21 de junio en Uruguay, Carlos Lozano, diputado carabobeño a la Asamblea Nacional (AN) expondrá el Parlasur la crisis del agua en Carabobo. “Vamos a desenmascarar el tratamiento de agua en Carabobo: un delito de lesa humanidad”.

Todos los organismos internacionales posibles serán visitados. El parlamentario mencionó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos(CIDH) en Costa Rica. Agregó que también acudirá, si es posible, a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para llevar el caso venezolano, donde luego de la asignación de recursos y préstamos internacionales que ascienden a centenares de millones de dólares, lo que hay es un abandono de las infraestructuras de tratamiento de agua.

Hay que hablar con la verdad. Es precisamente lo contrario lo que se ha hecho. Durante su intervención en la sesión del martes en la AN, Lozano pidió sensatez de los organismos como la Compañía Anónima Hidrológica del Centro, a la que responsabilizó por el abandono y deterioro de las plantas que ocasionan graves fallas en la calidad del agua que se distribuye en Valencia y otros municipios, dijo a El Carabobeño.

Las denuncias de Lozano comenzaron en diciembre de 2015. Luego de una inspección que hizo en la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) La Mariposa decidió acudir a la sede del Ministerio Público. Pidió que se investigara el abandono de la estructura encargada de procesar las cloacas de los municipios Valencia, Naguanagua y Libertador, donde se concentra más de un millón de personas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La planta estaba paralizada, afectando la calidad del agua que llegaba al embalse Pao-Cachinche, principal fuente hídrica de la región.

Luego vino la planta potabilizadora Alejo Zuloaga. Lozano volvió a entrar a sus instalaciones. Constató que los filtros estaban inoperativos. Los tanques de compensación (donde se almacena el agua antes de bombearla a las casas) estaban dañados severamente. Uno de ellos no tenía techo, quedando expuesto a, por ejemplo, heces de pájaros. Lozano acudió de nuevo a la Fiscalía y pidió responsables.

Han habido resultados. El parlamentario ayudó a que la Comisión de Ambiente del parlamento visitara Carabobo y las plantas. Se constató la crisis por la falta de inversión. Funcionarios de Hidrocentro prometieron rehabilitar las estructuras, pero sin detalles ni precisiones. Por ello, la presión se hará ahora internacionalmente, subrayó el diputado, quien recordó que en el caso de La Mariposa y la Alejo Zuloaga las inversiones por concepto de préstamos internacionales superan los 100 millones de dólares. La consecuencia es que el agua que se consume no es segura, opinó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.