COMPARTE


Desde su estreno ha recaudado 73 millones de dólares. (Foto Archivo)

EFE

La rentabilidad de las aventuras del planeta de los simios ha hecho que esta saga se siga estirando, aunque ya tenga poco que contar. Y pese a que en la nueva entrega los animales y los seres humanos se confunden y el realismo es mayor, también aumenta la previsibilidad de la acción.

“Dawn of the Planet of the Apes”, que se estrena mañana en España, está muy bien hecha, tiene a unos actores más que solventes, especialmente del lado de los primates -Andy Serkis o Toby Kebbell-, y el realismo de la humanización de los animales es más que aterrador.

Pero, al mismo tiempo, todo lo que cuenta es lo mismo que ya se ha visto en las seis entregas anteriores de esta saga, cinco con Charlton Heston como protagonista (entre 1968 y 1973), una con Mark Whalberg (2001), y la anterior (2011), con James Franco.

El lado humano se ha debilitado en esta ocasión con la incorporación de Jason Clarke, Keri Russell y un perdido Gary Oldman, aunque Kodi Smit-McPhee equilibra un poco la balanza frente a los simios.

Porque, si hay algo que destaque en la película, es la interpretación de los simios, a los que los actores dotan de una enorme credibilidad en sus gestos más mínimos, en los que es imposible apreciar cuáles son reales y cuáles, efectos digitales.

Las relaciones entre los simios y los humanos se acercan a las habituales de los hombres, en las que la envidia y la venganza pueden a cualquier otro sentimiento, y la vida dentro de la comunidad de simios se parece a la de cualquier poblado humano.

Pero la película es tan detallista y se detiene tanto en contar esa humanización de los simios que se olvida en gran parte del metraje de dar el espectáculo que se espera de este tipo de películas, que son entretenimientos de verano.

Por eso, la narración gana en ritmo cuando se producen los enfrentamientos entre humanos y simios, unas escenas que el realizador Matt Reeves (“Cloverfield”) rueda con solvencia y dejando el protagonismo en los monos, sin cargar las tintas con los efectos especiales.

Da la impresión de que Reeves ha rodado la acción para la taquilla y el lado más humano de los simios para sí mismo, pero ha fallado en lograr un equilibrio entre las dos partes de la película.

Lo que no ha impedido que el filme, recién estrenado en Estados Unidos, haya conseguido una buena taquilla en su primer fin de semana: recaudó 73 millones de dólares (unos 53 millones de euros).




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.