COMPARTE


Hay temor a la expansión internacional del virus. (Foto Archivo/EFE)

EFE

África Occidental lucha contra el brote de ébola que ha causado hasta la fecha más de 900 muertos, en un intento de frenar una epidemia que afecta también a residentes extranjeros provenientes de países como Estados Unidos y España.

El brote ha infectado a 1.711 personas, de las que 932 han muerto en los cuatro países azotados por la epidemia, Guinea Conakry, Liberia, Nigeria y Sierra Leona, según el último recuento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) divulgado hoy.

Esta semana, el Gobierno de Liberia ordenó la cremación de todos los cadáveres de víctimas del virus del Ébola, a fin de impedir la propagación de la enfermedad.

El viceministro de Sanidad para Servicios de Prevención, Tolbert Nyenswah, aseguró este martes que “no hay falta de medicamentos” en el país para tratar el ébola, enfermedad que no tiene cura, pero que puede controlarse con tratamientos adecuados.

Nyenswah salió así al paso de las declaraciones del doctor Melvin Korkor, un superviviente de la enfermedad que denunció la escasez de ingredientes apropiados para las comidas que se sirven a los infectados por el virus, el cual ha provocado 282 muertes en Liberia.

Jerry Brown, jefe médico del Hospital ELWA, próximo a Monrovia, dio hoy la buena noticia de que dos mujeres con síntomas de ébola han dado finalmente negativo en los análisis, si bien no precisó cuántas víctimas del virus están internadas en ese centro.

En declaraciones a la emisora de radio de la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), Brown se limitó a comentar que algunos enfermos están estables y que dos se hallan en estado crítico. En Sierra Leona, donde el virus se ha cobrado 286 vidas, el Gobierno ha desplegado soldados para proteger los centros en los que pacientes del ébola han sido puestos en cuarentena.

Además, la Asociación de Fútbol Sierraleonesa ha cancelado todos los partidos, tras la situación de emergencia declarada la semana pasada por el presidente del país, Ernest Bai Koroma. La Unión Africana también ha anulado una rotación de tropas sierraleonesas para su misión en Somalia debido al brote de ébola, según los medios locales.

La situación es también preocupante en Guinea Conakry, donde se originó el brote -sin precedentes por su gran virulencia- el pasado 22 de marzo y ya han muerto 363 personas. Ese país ha reforzado los controles fronterizos de tránsito de personas hacia Liberia y Sierra Leona, que cada vez es más difícil, informó el portal guineano “Guineenews”.

Por otro lado, una enfermera nigeriana que trató al estadounidense fallecido a finales de julio por el virus del Ébola ha muerto como consecuencia de la enfermedad, comunicó hoy el Ministerio de Sanidad de Nigeria. La enfermera atendió al estadounidense Patrick Sawyer, quien viajó a Nigeria desde Liberia y se convirtió en la primera víctima mortal del virus en territorio nigeriano.

Otras cinco personas que mantuvieron contacto con Sawyer, quien falleció en un hospital de Lagos, han dado positivo en los análisis de detección del ébola. El ministro nigeriano de Sanidad, Onyebuchi Chukwu, exigió a los gobernadores de los estados del país que abran más centros de aislamiento para tratar a personas sospechosas de haber contraído el virus, con el objetivo de evitar la propagación de la enfermedad.

Chukwu, citado por medios locales, desveló que Nigeria ha solicitado a Estados Unidos la adquisición del medicamento experimental Zmapp, suministrado a dos médicos estadounidenses que se infectaron en Liberia y han sido repatriados.

Los dos estadounidenses, Kent Brantly y Nancy Writebol, se contagiaron de la enfermedad mientras trabajaban como voluntarios en el tratamiento de pacientes con ébola para la organización Samaritan’s Purse. Los casos de esos dos doctores y el de Sawyer evidencian que el virus se está cebando no sólo con los nacionales de los países afectados, sino también con personal expatriado en esas naciones.

Es el caso, asimismo, del religioso español Miguel Pajares, infectado por el virus del Ébola en el hospital San José de Monrovia, donde permanece aislado, junto a otras cinco personas de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD).

Un avión militar español salió hoy de Madrid rumbo a Liberia para repatriar a Pajares, quien explicó ayer a Efe que se siente “abandonado” en el país africano, por lo que esperaba ser trasladado a España para recibir una atención sanitaria adecuada.

El temor a la expansión internacional del virus obligó ayer a la aerolínea británica British Airways a suspender sus vuelos a Liberia y Sierra Leona. El ébola, que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados, causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 %.

Esta es la primera vez que se confirma una epidemia de ébola en África Occidental, pues hasta ahora siempre se habían producido en África Central.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.