Pacientes renales. (Foto cortesía)

Garrafas con gasolina o gasoil, le están solicitando a los pacientes renales que acuden al centro de diálisis del sur, ubicado en la avenida Las Ferias, para poner a funcionar las plantas que a su vez permitirán que puedan recibir su tratamiento.

Esta denuncia fue hecha por el director de la ong Amigos Trasplantados de Venezuela, Reymer Villamizar, quien detalló que el combustible que solicitan a los pacientes, es para que funcione la planta eléctrica que permite la operatividad de la bomba, y para las motobombas que hacen que el agua fluya, lo cual es indispensable para realizar la dialización.

En declaraciones a la periodista Sandy Aveledo en Unión Radio, Villamizar indicó que en este centro hay siete máquinas paralizadas lo cual es indicativo que igual número de pacientes se quedan sin poder dializarse, y esto es muy riesgoso para su salud.

Según dijo, el técnico no ha podido ir a realizar la inspección requerida, por falta de combustible.

Se mostró de acuerdo por el funcionamiento de la Ruta del Riñón en Carabobo, pero advirtió que no todos los pacientes tienen la posibilidad de beneficiarse con este servicio.
Por eso algunas personas reciben menos cantidad de horas de tratamiento y otras no pueden llegar a las diferentes unidades, lo que pone en riesgo su salud.

Precisó además que en Carabobo hay unos 400 pacientes trasplantados, quienes tienen que ir a las farmacias de alto costo en Valencia a ver si consiguen sus tratamientos, o a Caracas, pero no hay transporte por falta de gasolina.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.