Protesta de guatemaltecos exigiendo la renuncia de congresistas fuera del Congreso Nacional de Guatemala, en la ciudad de Guatemala. (AFP)

Diversos sectores sociales guatemaltecos participarán en un paro nacional el miércoles, sin el apoyo de la poderosa cúpula empresarial, para pedir la renuncia del presidente Jimmy Morales y la depuración del Congreso, al que señalan de favorecer la corrupción.

Sectores sociales, artísticos, campesinos, estudiantiles, mujeres, indígenas y académicos, entre otros, se han sumado al llamado Paro Nacional 20S ante la ola de indignación popular provocada por señalamientos contra el mandatario por corrupción y polémicas acciones de congresistas acusados de avalarla.

La protesta se realizará en ausencia del mandatario, quien se encuentra en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU.

Las manifestaciones de hecho comenzaron este martes con el bloqueo de carreteras en el occidental departamento de Totonicapán por miles de campesinos que exigen la renuncia de sus representantes ante el parlamento.

Sin embargo, el Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), en un comunicado afirmó que no se sumará a protesta y pidió que cualquier manifestación pública se haga de forma pacífica y dentro del marco legal.

Además, el Cacif se sumó al llamado de las iglesias católica y evangélica para abrir un diálogo entre distintos sectores de la sociedad “para plantear cambios que son necesarios”.

La Cámara de Industria, a su vez, fue más lejos al llamar a no apoyar la medida pues “necesitamos una Guatemala próspera y no paralizada” y pidió a las autoridades resguardar la propiedad privada.

“No se deben paralizar las actividades del país, ahora es cuando Guatemala nos necesita unidos, respetando y fortaleciendo el Estado de derecho, produciendo, motivando las inversiones y creando empleos”, agrega.

La crisis comenzó el 25 de agosto cuando la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) –un ente adscrito a la ONU– pidió levantar la inmunidad al gobernante para ser investigado penalmente por supuestas irregularidades en las finanzas del partido que lo llevó al poder en 2015.

Dos días después, el mandatario expulsó al jefe de la comisión de la ONU, el exjuez colombiano Iván Velásquez, al declararlo non grato. Pero la medida fue suspendida por la corte constitucional.

Una semana después, una nueva ola de crítica surgió al salir a la luz el pago de unos 60.000 dólares que recibió el jefe de Estado producto de un “bono extraordinario” otorgado por el ejército.

Sin embargo, la atención ciudadana se trasladó al Congreso cuando el 11 de setiembre los diputados rechazaron levantar los fueros a Morales, evitando así que el gobernante sea investigado por la fiscalía y un órgano de la ONU por

Dos días después los congresistas aprobaron polémicas reformas al Código Penal, que buscaban blindar a los líderes políticos de posibles acusaciones por financiamiento ilegal.

Además, las modificaciones permitían que delitos penados con hasta 10 años de prisión puedan ser excarcelables mediante fianza, cuando la norma original solo permite este beneficio para delitos sancionados con hasta 5 años de cárcel.

Ante las protestas de la población que denunció esas decisiones como un “pacto de corruptos”, los diputados retiraron el viernes pasado las dos polémicas reformas y fueron archivadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.