taxista
(Foto referencial)
COMPARTE

Una joven madre perdió la vida al intentar evitar que un delincuente que venía siendo perseguido, entrara a su casa donde se celebraba una fiesta.

En la residencia de Celenia Carolina Argüello Montero, de 32 años, en el barrio Nuevo Milenio, parroquia Miguel Peña de Valencia, se festejaba un bautizo por lo que estaban reunidos familiares y amigos.

A las 6:00 de la mañana, aunque la fiesta había terminado, la miniteca seguía prendida. En una calle contigua cuatro delincuentes le quitaron una bicicleta a un joven, luego de amenazarlo con armas de fuego. El muchacho alertó a sus amigos y los persiguieron.

El grupo de delincuentes era liderado por “El Boris”, y al verse perseguido, se dirigió a la calle José Antonio Páez, atraído por la música. No obstante se encontraron con que la fiesta ya había terminado y la puerta estaba cerrada. “El Boris” tocó fuerte. Celenia se paró de la silla donde estaba sentada y se asomó por un hueco. Sosteniendo la puerta con la mano, le dijo “qué te pasa yo a ti te conozco, para acá no vas a entrar”.

De inmediato sus familiares oyeron el disparo que le entró a la mujer por la región intercostal izquierda, y cayó de nuevo sentada en la silla.

Los cuatro hombres entraron a la vivienda e intentaron saltar por la puerta de atrás. Sin embargo, los del grupo que lo perseguían lograron atrapar a “El Boris”. Dos huyeron saltando paredes y un tercero se subió a una mata de mango, donde se mantuvo aproximadamente hasta las 7:00 de la mañana.

Los vecinos habían alertado a la policía de lo que estaba ocurriendo, por lo que una comisión que pasaba por el lugar, se llevó detenido al presunto homicida.

El delincuente que estaba en la mata de mango fue descubierto por un niño, por lo que saltó de inmediato para correr, no sin antes golpear al infante que lo vio.

Corina Argüello, hermana de la víctima, dijo entre lágrimas que es injusto que la hayan matado dentro de su casa. Comentó que Celenia tenía tres hijos, dos varones de diez y siete años, así como una niña de dos años, quien a cada rato pregunta por ella.

Los familiares aseguraron que los delincuentes provenían del barrio Los Mangos, que está cerca de esa comunidad. Según dijeron, funcionarios policiales allanaron la casa de “El Boris”, y encontraron varias armas de fuego.

OTROS CASOS

Al Departamento de Patología Forense de la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera (CHET), fue llevado el cuerpo de José López, quien estaba hospitalizado desde octubre del año pasado, luego de sufrir quemaduras de consideración.

José Reinaldo Ledezma de 27 años, murió luego de recibir un disparo cuando caminaba por la calle El Limón del barrio González Plaza de Naguanagua.

A la morgue también fue llevado el cadáver de un hombre aún por identificar, que presentó una herida por arma de fuego. Lo encontraron en el barrio Manuelita Saenz, calle El Aljibe de Tocuyito.

TRÁNSITO

Juan Carlos Rodríguez Arias de 35 años, perdió la vida a las 11:30 de la noche, cuando transitaba con su moto por la avenida siete, sector seis de la urbanización Ricardo Urriera. Sus familiares contaron que intentó esquivar un hueco que estaba cubierto de agua, por lo que perdió el control de vehículo y cayó al piso. Se golpeó la cabeza muy fuerte y murió. Era carnicero.

También de una motocicleta en marcha cayó Darwin José Lugo de 18 años, quien trabajaba como jardinero. Este domingo en la mañana iba de parrillero en una moto, junto con un amigo y una joven. Por motivos desconocidos el conductor perdió el control de la motocicleta e impactó contra un objeto fijo. La muchacha está recluida en la CHET por presentar lesiones de consideración.

También fue llevado a la morgue el cadáver de Antonio Ramón Rivas de 35 años, quien fue arrollado el sábado en la mañana en la autopista Valencia – Campo Carabobo, cuando intentaba subirse a una unidad de transporte público. Vivía en Colinas de Guacamaya, calle Federación.

Maglio José Jiménez, de 50 años, murió este domingo en la mañana, luego de ser arrollado por un automóvil, cuyo conductor se dio a la fuga, cuando transitaba por una de las calles de la urbanización industrial El Recreo.

Familiares de Rafaela Salas de Guevara, de 70 años, fueron este domingo a retirar su cuerpo en la morgue. La ciudadana forma parte del grupo de personas que perdió la vida el pasado jueves, cuando se produjo el choque entre un camión y un autobús en la autopista Valencia – Güigüe.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.