(Foto: EFE/ Raul García)
COMPARTE

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynki, declaró el viernes que un eventual indulto humanitario al expresidente Alberto Fujimori no sería inmediato, sino que dependerá del informe médico sobre el anciano dirigente, que espera recibir antes de fin de año.

“Esto no es un indulto, es un perdón médico, eso está exclusivamente determinado por la opinión de médicos de primer nivel que verán cuál es el estado de salud del expresidente Fujimori, no es nada más que eso”, dijo Kuczynski a la radio RPP sobre el indulto, un tema que divide a Perú.

“La medicina no tiene plazo, obviamente no serán dos años, pero yo pienso que antes de fin de año podemos definir esto con opiniones profesionales, se seguirá la recomendación médica”, acotó el gobernante de 78 años, la misma edad del encarcelado Fujimori.

El exjefe de Estado cumple desde 2007 una pena de 25 años como autor mediato de crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de “la guerra contra el terrorismo” durante su gestión (1990-2000).

Kuczynski había asegurado hace dos semanas, en medio de una crisis de gobernabilidad, que el momento de evaluar el indulto había llegado. Esa frase desató protestas de sectores que lo llevaron al poder, que han organizado marchas en contra.

El mandatario descartó que el martes entrante en su reunión con la líder de la oposición, Keiko Fujimori, hija del expresidente, aborde el indulto a su padre.

“No creo que vayamos a hablar del tema del indulto con la señora Fujimori”, afirmó Kuczynski.

Keiko Fujimori ha exhortado al presidente a que lo indulte, pero ha negado que vaya a utilizar el indulto como moneda de cambio para bajar la férrea presión que ejerce su mayoría parlamentaria en el Congreso hacia el frágil gobierno de Kuczynski.

Por su parte, el congresista Kenji Fujimori (hijo menor del expresidente) mantiene la esperanza de una pronta excarcelación: “Como hijo me gustaría tener a mi padre ahorita. Alberto Fujimori en libertad va poder recuperar estos doce años que ha estado en prisión”, comentó a la radio RPP.

La salud de Fujimori se ha deteriorado en los últimos tres años. Sus ingresos a clínicas son recurrentes por problemas de columna, hipertensión y una lesión cancerígena en la lengua que requiere evaluación periódica.

En 2013, el gobierno de Ollanta Humala le negó el indulto humanitario, asegurando que no calificaba por no estar “grave de salud”.

En mayo Kuczynski apoyó un arresto domiciliario a través de una ley que beneficie a reclusos mayores de 75 años con problemas de salud. Sin embargo, la mayoría parlamentaria fujimorista rechazó la propuesta e insistió en reclamar el indulto porque el expresidente “debe salir por la puerta grande de prisión”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.