Universidad Arturo Michelena. (Foto archivo)

La Universidad Arturo Michelena celebró su XX aniversario de creación con un evento virtual, que contó con el discurso central del profesor Luis Alonso Hernández, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, quien hizo un recorrido por la historia de la institución creada por el ingeniero Giovanni Nani Ruggeri.

Este visionario trajo a la región central del país carreras que no ofertaba ninguna institución de la zona, entre ellas Fisioterapia, Psicología, Patología Médica, Comunicación Social y Psicología.

Hernández señaló que el rector fundador Giovanni Nani, dejó como legado esta hermosa casa de educación superior de vanguardia, cuya fortaleza radica en su gente y en los valores que profesan.

“Por esta razón podemos afirmar que la UAM se convirtió en un campus que irradia ciencia y tecnología, pero también solidaridad, ética, compromiso con el país y la humanidad en general”.

Recordó que con los años, se fue estructurando un equipo que combinó experiencia y juventud. Fórmula que Nani Ruggeri empleaba para garantizar el éxito en proyectos educativos que redundaran en beneficios para la sociedad en general.

“Nos motivó a entregarnos con pasión, disciplina y amor a la educación universitaria. Hoy nos mantenemos en ese camino, conscientes de la responsabilidad y del rol que deben cumplir las universidades venezolanas en los tiempos actuales”. 

El docente destacó además los vínculos que esta casa de estudios superiores mantiene con la comunidad, a través del Centro Clínico Universitario, la  novedosa oferta de Postgrados y eventos de relevancia como el recientemente culminado congreso internacional y las jornadas de Comunicación Social, realizadas ininterrumpidamente desde 2009.

Refirió que en estos 20 años igualmente se han establecido convenios con instituciones de diversa índole. La institución se ha encaminado a la producción de conocimiento, gracias a la reactivación de dos de sus centros de investigación: el Centro de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales CIFACES y el Centro de Ciencias de la Salud.

Expresó que de esta forma se cumplió con la premisa del rector-fundador, según la cual la universidad nación para aportar, no para competir.

El decano subrayó además que los nuevos tiempos de la universidad deben estar enfocados en la formación del ser, personas que reconozcan la importancia de interactuar con idoneidad.

“Estudiantes formados para socializar con integridad, jóvenes intersubjetivos, que comprendan al otro a pesar de las diferencias y que sean capaces de resolver problemas dentro de su entorno inmediato. El gran reto del docente en estos tiempos convulsos es educar para el amor, educar para la empatía, educar para la incertidumbre”.

Apuntó que en estos 20 años, la UAM se convirtió en una institución que suma y sigue apostando al futuro del país y el mundo, a pesar de los tiempos difíciles que enfrentamos.

Se resiste al oscurantismo y se erige como un faro que guía y forma profesionales con firmes principios y valores, que les permitan desenvolverse con éxito en el plano personal y profesional, en un mundo global caracterizado por la tecnología, la diversidad y el multiculturalismo, pero también por caos y la incertidumbre, contexto en el que es necesario el desarrollo de un sólido pensamiento crítico, que oriente en la toma de decisiones y en la deconstrucción  de categorías impuestas por las hegemonías.

Luis Alonso Hernández ratificó el compromiso de la institución con una educación de vanguardia que asuma los retos de la tecnología, sin descuidar la humanidad que debe caracterizarnos en estos tiempos de tanta ansiedad y crisis mundial. Que permita la formación de seres capaces de tomar las decisiones acertadas en medio del caos.

“Jóvenes que piensen críticamente y asuman responsablemente su existencia, su rol en el mundo. Un ser humano que asuma su proyecto de vida conscientemente, que se sienta capaz de cooperar, comunicar, construir, transferir y aplicar conocimiento para hacer el bien”.

Manifestó que ese es el gran reto de la educación: empoderar a los jóvenes para que asuman su realidad social.

Expresó que para ello, el docente debe interpelarse, no creerse dueño de la verdad, crear espacios abiertos en los cuales se respire libertad, confianza y compromiso. Un docente capaz de contactar con lo salvaje, la naturaleza, el ser colectivo, el compartir con los otros, comprender lo que le resulte extraño o exótico.

“Los 20 años de la Universidad Arturo Michelena son una muestra más del valor que sus espacios le dan a la formación académica y profesional de quienes suman cada día sus deseos por formar parte de esta gran familia”.

 

Con nota de prensa

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.