(Foto Referencial)
COMPARTE

Un grupo de mujeres en toples protestó hoy en la playa de Ipanema, en Río de Janeiro, contra la censura en el arte luego de varias polémicas en Brasil por las críticas que recibieron, por parte de movimientos conservadores, algunas muestras que defendían la libertad sexual y de género.

“En la playa o en el museo, el cuerpo es libre”, ese ha sido el lema para la que ha sido la cuarta edición del conocido en Brasil como ‘Toplessaço’.

Las mujeres mostraron sin pudor sus senos mientras portaban una pancarta en la que se podía leer la palabra “Libertad”.

“La idea es intentar naturalizar la desnudez. De tanto ver, no es posible que no se pueda naturalizar”, comentó Ana Paula Nogueira, una de las organizadores de la protesta.

A lo largo de este año, Brasil ha vivido varias polémicas sobre la idoneidad o no de algunas representaciones artísticas que exponían cuerpos desnudos o transmitían un mensaje de tolerancia y respeto a la diversidad de género.

Una de ellas fue la que generó la exposición centrada en la historia de la cultura queer brasileña e inaugurada en agosto pasado en la ciudad de Porto Alegre, en el sur del país.

La muestra, que contenía obras de más de 200 artistas, fue cerrada en el Santander Cultural después de críticas, como las de del Movimiento Brasil Libre (MBL), un grupo conservador nacido en 2014, y otros movimientos del mismo corte que dijeron de la colección que era una blasfemia hacia símbolos religiosos.

Tras su cancelación en Porto Alegre, la idea era trasladarla al Museo de Arte de Río de Janeiro (MAR), pero la Alcaldía de la capital fluminense, que encabeza el obispo evangélico Marcelo Crivella, se negó al considerar algunas imágenes como ofensivas.

“Aquí en Río, no queremos esa exposición. Salió en el periódico que iba a ser en el MAR. Solo si fuera en el fondo del mar, porque en el Museo de Arte de Río no”, dijo entonces Crivella durante una entrevista.

Por otro lado, la obra de teatro “El evangelio según Jesús, reina del cielo”, en la que Cristo aparece representado como una travesti fue suspendida en Jundiaí, en el estado de Sao Paulo, por un juez que dictaminó una medida cautelar mediante la cual canceló su exhibición en ese municipio por tratarse de “un acto irrespetuoso y de mal gusto”.

Tras estos y otros episodios, las exposiciones reivindicando el cuerpo desnudo y el respeto a la diversidad de género se han multiplicado.

De hecho, este sábado se inauguró en Río la muestra “O pau na mesa – Uma crítica às medidas desmedidas”, que reúne pinturas, videos y esculturas de 20 artistas para hacer una crítica a la censura en las artes plásticas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.