En estos días se cumplen treinta años  -no recuerdo la fecha exacta – del trágico fallecimiento de Renny Ottolina, un valenciano veraz, locutor, productor y publicista de la televisión venezolana, en especial de RCTV, la emisora clausurada por el gobierno de Chávez de una forma autoritaria, sin recurrir a ningun procedimento judicial y, por lo tanto, sin ninguna posibilidad de defensa. Son cosas que en Democracia no deben suceder!…pero que en la Venezuela de Chávez sucedieron…Ciertamente muchos jóvenes no se acuerdan de él pero, gracias a su extraordinaria facilidad de comunicación ha entrado en la leyenda a tal punto que la televisión venezolana se puede tranquillamente dividir en dos etapas: antes de Renny y despues de Renny!

Como todo personaje importante, tenía muchos amigos y…muchos enemigos pero, a parte de su popularidad y su indiscutibile don de atracción, Renny era un “señor” y muchos se dieron cuenta de eso solo despues de su trágica muerte. En el ejercicio de sus funciones ha siempre desarrollado un estilo muy personal, imitado pero nunca igualado por sus colegas porque su carisma de lider y su creatividad eran insuperables.

En sus programas ha presentado, a lo largo de su extraordinaria carrera, los más afamados artistas del momento en el mundo entero. En 1973, saliéndose de su tradicional línea de programas artísticos y literarios, decidió promover la candidatura de C. A. Pérez y de Lorenzo Fernández y es muy posible que los desaciertos del gobierno ganador lo hayan impulsado a postularse como candidato presidencial a las elecciones del 1978. Ciertamente en su nueva actividad Renny  contaba con una ventaja considerable,en primer lugar porque era muy conocido por todo el mundo y luego porque, adonde fuera, era recibido con entusiasmo y con esperanza por un pueblo hasta ahora defraudado por tantas promesas incumplidas…hasta que un triste día, el menos esperado para la televisión y para la democracia venezolana, mientras estaba viajando hacia la Isla de Margarita para promocionar su candidatura, la avioneta en la cual viajaba cayó cerca de Tanaguarena (Edo Miranda), muriéndose todos sus ocupantes. Al ser localizada , el grupo policial “Los gatos”  ocupó el lugar del desastre para que nadie, incluyendo por supuesto los medios de comunicación, cosa completamente insólita en estos casos, pudiera acercarse.

Pocos accidentes como ese produjeron tanta conmoción en los venezolanos,tanto es así que el misterio del accidente…que para muchos no ha sido accidente sino un atentado, sigue indecifrabile. A lo mejor se trata de simples elucubraciones, fruto de malos pensamientos pero, como decía un conocido político italiano…”pensar mal se comete pecado pero, por lo general…se acierta”. Probablemente Renny no tubiera ganado aquellas elecciones, pero su trágica muerte sin duda alguna  ha provocado un trauma imposible de olvidar  en el panorama político venezolano. Paz a sus restos y que  Dios lo tenga en su gloria.

Desde Italia –  Paolo Montanari Tigri




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.