COMPARTE


Dijo que no “ideologizará” las relaciones internacionales. (Foto EFE)

EFE

El candidato opositor boliviano Samuel Doria Medina afirmó hoy que Bolivia no puede volver al pasado en el que supeditaba asuntos internos a Estados Unidos, pero tampoco debe admitir una presencia venezolana más allá de lo recomendable.

Doria Medina habló en ese sentido en un encuentro con medios internacionales para explicar sus planes de ganar en las elecciones del 12 de octubre, en las que pugnará por la presidencia contra el mandatario Evo Morales, que busca su tercer período consecutivo, y otros tres aspirantes opositores.

A su juicio, Bolivia tiene actualmente todas las condiciones para no supeditarse a ninguna potencia. “Está claro que lo que pasaba con Estado Unidos era y es inaceptable. No tenemos que permitir como bolivianos que vuelva a suceder aquello, que quieran condicionarnos, que haya habido gobiernos que han tenido que consultar aspectos internos con el gobierno norteamericano. Eso no tiene que volver”, afirmó.

“Pero lo que hemos visto en los últimos años: como la seguridad del presidente (Morales) era conducida por venezolanos, como había una presencia (del Gobierno venezolano) más allá de lo que recomienda la soberanía y la dignidad, tampoco es deseable”, agregó.

Doria Medina también dijo que no “ideologizará” las relaciones internacionales de Bolivia y que las mantendrá tanto con Estados Unidos, como con Venezuela y Cuba. Agregó, no obstante, que considerando la importancia económica de las relaciones externas no ve la posibilidad de una mayor relación comercial con Venezuela ya que ese país tiene un modelo “inviable”.

“Yo creo que, cada vez está más maduro, que se abandone ese modelo” en Venezuela, comentó el dirigente opositor boliviano. En cambio, consideró que Bolivia debe tener una mayor presencia en el Pacífico por la dinámica económica mundial de esa región y en ese contexto destacó que el país reclame a Chile una restitución del acceso soberano al mar perdido en una guerra del siglo XIX.

Actualmente, el Gobierno de Morales mantiene su enfrentamiento con Washington desde 2008, cuando ambos países echaron a los respectivos embajadores, tras las denuncias del mandatario boliviano de que esa embajada conspiraba con la oposición en su contra.

Morales también expulsó ese año al Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) con el mismo argumento de la conspiración, aunque Washington siempre ha negado esas acusaciones.

Consultado sobre un eventual retorno de la DEA, Doria Medina dijo que será bienvenida la ayuda del organismo para coordinar si otorga información para mejorar la lucha contra el narcotráfico, pero “respetando la dignidad de Bolivia”.

Un sondeo publicado la semana pasada por la prensa otorga a Morales un 54 % de intención de voto para la elección, 40 puntos porcentuales por delante de Doria Medina, que sumó 14, y es su rival más cercano.

El empresario duda de la veracidad de las encuestas citando los errores que ese tipo de estudios cometieron en una elección regional para la gobernación de Beni en 2013, en la que ganó la oposición, en contra de lo que indicaban los sondeos. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.