COMPARTE


Como alternativa los porteños improvisan con tanques transportados en camionetas particulares. (Foto Noel Palencia)

Cindy Rodríguez Terán [email protected]

En las comunidades asentadas en las ocho parroquias del municipio Puerto Cabello la sequía azota a sus habitantes que, en sectores como el barrio San José, pueden permanecer hasta 17 días sin recibir agua potable. Quienes habitan en la avenida principal de la popular barriada, este miércoles contaron nueve días sin recibir el recurso por tubería.

Como estos vecinos, quienes habitan en las tres cuartas partes de la ciudad sufren una situación similar. A este escenario se suma que el suministro de agua por parte de la alcaldía local a través de un programa denominado Plan Neptuno no llega por igual a todos los sectores.

Tal es el caso del barrio San José, donde en la parte alta llevan 17 días sin recibir agua, mientras que en la avenida principal este miércoles llevan nueve.

Dentro del plan de racionamiento de la Compañía Anónima Hidrológica del Centro (Hidrocentro), a sectores como El Milagro, 23 de Enero y San José les correspondería recibir el servicio de agua potable los martes. Pero esta semana las comunidades se quedaron esperando, por lo que se vieron obligados a comprar botellones de agua para poder cubrir, medianamente, las necesidades básicas, relató Edgar Tovar, uno de los afectados.

Este sector cuenta con un tanque que almacena 400 mil litros de agua. Pero debido al racionamiento no lo han podido llenar de nuevo. De contar con la dotación completa, unas 300 familias de la parte alta recibirían el recurso.

Desde hace más de dos semanas Hidrocentro no ha realizado las maniobras para llenarlo por lo menos hasta la mitad, “con esa cantidad nos alcanzaría para abastecernos”, declaró Tovar.

Los residentes de las viviendas adyacentes a la avenida principal también han tenido que salir para adquirir el agua por otros medios. Por lo que denunciaron que la municipalidad los dejó olvidados en el plan de distribución de agua, el cual desde que inició el año pasado no ha llegado la primera vez al barrio.

Desde diciembre pasado la estadal de agua ha alertado que los sistemas de abastecimiento más vulnerables como el que pertenece al eje costero carabobeño cuyas fuentes superficiales de abastecimiento de la planta de potabilización Puerto Cabello son los ríos Miquija y San Esteban presentan una sensible disminución del caudal de 500 litros por segundo (LPS) que registra en el período lluvioso, a tan solo 60 (LPS) en la actualidad, situación similar ocurre con el embalse Canoabo.

Los vecinos hicieron un llamado al alcalde porteño, así como a los entes competentes para que se apiaden de las necesidades de esta comunidad, adonde ni siquiera los camiones cisterna se acercan. No queremos vernos en la obligación de trancar la avenida.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.