COMPARTE


Se trata de la azafata Khairunisa Haidar Fauzi. (Foto EFE)

EFE

Las autoridades indonesias identificaron a la primera víctima mortal del avión de AirAsia siniestrado el pasado domingo con 162 personas a bordo en el oeste de Indonesia, mientras continúa la búsqueda de las cajas negras.

Se trata de la azafata Khairunisa Haidar Fauzi, uno de los siete cadáveres recuperados por los servicios de rescate, que se enfrentan al fuerte oleaje y las inclemencias del tiempo en el mar de Java donde se estrelló la aeronave.

Khairunisa, de 22 años, fue hallada con el uniforme rojo de la aerolínea de bajo coste, filial del grupo malasio AirAsia.

Otros cinco cuerpos se encuentran en el hospital de Surabaya, en la isla indonesia de Java, donde aguardan varios de los familiares de las víctimas para realizar las pruebas de ADN.

Decenas de barcos y aviones de Estados Unidos, Australia, Malasia, Singapur, China, Rusia e Indonesia participan en las tareas de búsqueda del avión y del resto de las víctimas del siniestro del Airbus 300-220 de AirAsia.

Toos Sanitiyoso, investigador del Comité Nacional para la Seguridad del Transporte indonesio, indicó que su estimación es que se tarde una semana en localizar las cajas negras del aparato debido a las condiciones meteorológicas adversas, según el diario Strait Times.

“Lo principal es encontrar la principal área del siniestro y entonces la caja negra”, señaló Toos, quien agregó que aún no han detectado las señales de localización de estos dispositivos, que en realidad son de color naranja.

Las cajas, una de las cuales recoge la conversación en cabina y otra los datos de vuelo, son determinantes para saber qué ocurrió.

Los equipos aún no han hallado el cuerpo principal del Airbus 320-200 siniestrado, aunque sí han recuperado restos del aparato y siete cadáveres, los de tres mujeres y cuatro hombres.

Se cree que la aeronave se encuentra hundida a entre 30 y 50 metros de profundidad marina, al sur de la isla de Borneo.

Fernando Marián, controlador aéreo y vocal técnico de la Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo (Aprocta) de España, explicó a Efe que la capacidad de emisión de las cajas negras “está en torno a los 30 días y la potencia de su señal no permite su localización por ejemplo a través de satélites”.

De esta manera, precisó, el tiempo que se tarde en encontrar el avión dependerá de la accesibilidad de la zona del siniestro, que en en este caso está dificultado por el fuerte oleaje y el mal tiempo.

“En el caso del accidente del Air France 447 se tardaron 4 años y en el del accidente de Swiftair tan sólo unas horas”, recordó Marián.

Además, el experto indicó que los aviones también cuentan con un sistema ELT (Emergency Locator Transmitter), que son balizas de localización que al entrar en contacto con el agua emiten su posición.

Según Marián, las cajas negras despejarán las dudas sobre las causas del accidente, por lo que de momento no se puede excluir ninguna hipótesis, “desde un posible atentado hasta fallos mecánicos y/o humanos”.

El Airbus de AirAsia despegó el domingo pasado de la ciudad indonesia de Surabaya y tenía previsto aterrizar unas dos horas después en Singapur, pero se estrelló unos cuarenta minutos después de despegar en el mar de Java.

Embarcaron 155 indonesios, tres surcoreanos, un británico, un francés, un malasio y un singapurense, entre 155 pasajeros y una tripulación de 7 personas.

El piloto llamó a la torre de control en Indonesia a medio camino y solicitó permiso para virar a la izquierda y subir desde los 32.000 pies de altitud (9,76 kilómetros) hasta los 38.000 (11,59 kilómetros) para sortear una tormenta.

La torre de control aprobó el viraje en el momento pero cuando unos minutos después llamó al piloto para aprobar un ascenso, solo hasta los 34.000 pies, no pudo establece contacto.

Según datos de vuelo filtrados a la prensa, el Airbus realizó una ascensión agresiva de entre 3.000 y 6.000 pies por minuto y a escasa velocidad de crucero para luego desplomarse en el mar, lo que aún no ha sido confirmado por las autoridades.

El piloto, el capitán Iriyanto, era un experimentado profesional con 23.000 horas de vuelo, 6.000 con AirAsia, y la aeronave había pasado su último test de mantenimiento en noviembre.

La tragedia marca un “annus horribilis” para la aviación malasia, que el año pasado también perdió otro avión, un Boeing 777 de Malaysian Airlines en circunstancias aún no aclaradas y el MH17 de la misma compañía derribado por un misil en Ucrania.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.